Archivo mensual: mayo 2013

La iglesia de san Juan Bautista en Przemęt

Iglesia de estilo barroco en Polonia

Ya les había dicho en las impresiones de Polonia que tendríamos más sobre la iglesia de aquel pueblito, ya que posee muchos detalles que merecen ser contados. Polonia es un país predominantemente católico y con una religiosidad muy similar a la de Colombia, por lo que no es de extrañar, que aun teniendo tan pocos habitantes, cuente con una iglesia de estas magnitudes.

En la actualidad, conserva el estilo barroco con que fue construida, entre los años 1651 y 1690. Su rico mobiliario está caracterizado por ser de color negro, tallado delicadamente sobre madera de roble; lo componen la pieza completa del altar, un trono con reclinatorio, un púlpito, un confesionario, bancas y la fuente bautismal, con su parte superior en forma de ángel arrodillado, participando del bautismo de Jesús; la escultura que se encuentra como remate del retablo.

La iglesia contiene pinturas que datan del siglo XVII y XVIII, además de otras como la de San Juan de Nepomuseno y la Madonna y el niño, de los años 1430-1440; también una lápida de Zofia Święcicka, hecha de piedra arenisca.

Sobre los pilares se encuentran las estaciones del viacrucis, hermosamente modeladas, con el fondo pintado; y en uno de ellos, hacia la nave central, un cuadro del beato Juan Pablo II, que tienen allí casi por razones obvias.

Retablo de iglesia de estilo barroco

Bautismo de Jesús en retablo barroco

Jesús bajado de la cruz

Juan Pablo II

Algunos artículos se conservaron en la iglesia, principalmente del siglo XVII; una custodia de estilo rococó, varios cáliz, una cruz de plata grande para las procesiones, una pasión, trece velas de estaño; y un conjunto de nueve casullas de estilo barroco que datan del período comprendido entre los siglos XII y XVIII. El órgano, del que no tengo datos, es otro hermoso detalle, seguro construido a la par, con los demás elementos de la iglesia.

Órgano en iglesia de estilo barroco

Y así termina el pequeño recorrido, por un gran edificio, recordando el estilo barroco; la iglesia de san Juan Bautista en Przemęt.

Anuncios
Categorías: Arquitectura, Histórica, Iglesias, Lugares, Polonia | Etiquetas: , , , , , , | 1 comentario

Impresiones de Polonia

P1160513

Este no fue uno de esos viajes en los que se conocen y hacen muchas cosas, pero sí fue muy típico para lo que son los míos; un encuentro con nuevas y viejas personas. El motivo de esta visita era asistir a una fiesta por el quinto aniversario de matrimonio de una pareja de amigos, por lo que desde la llegada fue solo celebración; estuvimos casi todo el tiempo en la finca del padre de ella, por esto, se puede decir que conocí más en el camino, que en el destino; la impresionante iglesia (que merece un post completo) y un poco más a su alrededor, hacen parte de la afortunada excepción.

Al principio me llamaron mucho la atención los paisajes; como siempre, no sé que era exactamente lo que tenía en mi cabeza sobre el lugar, pero normalmente no coincide con lo que veo. Mucho verde, extensos bosques; en un momento cortados por la autopista, pero a su vez con un extremo cuidado del equilibrio ambiental, que valoro mucho. Cada cierta distancia, relativamente poca, aparecía un puente exclusivo para animales, por el cual pueden pasar con seguridad hacia el otro lado, sin verse obligados a cruzar la peligrosa calle; que aunque quisieran, tampoco podrían hacerlo porque está cercado completamente entre uno y otro paso. En algunas carreteras ya había visto animales atropellados, por lo tanto, admiro el sumo cuidado con que los han preparado ante la enorme intervención; digno de imitarse, en pro de la preservación de las especies.

Puente para animales

Al entrar al país tuvimos que cambiar euros a złoty, porque a pesar de que Polonia hace parte de la unión europea, sigue teniendo su propia moneda; y aunque intentamos aprender algunas palabras de su idioma y recordarlas, no pudimos ni decir gracias a la chica que nos atendió; ahora no olvido que se dice yenkuie, o algo similar, pero no tengo idea de cómo se escribe.

Es un país muy religioso, me recordó al mío, al tener la sensación, pasando por los pueblitos, de estar en una de tantas carreteras de Antioquia, donde se encuentran, sucesivamente, cruces y santos. También al lado de un parque me encontré a María, muy bien adornada con flores.

Las señales de tránsito, son bastante divertidas y muy gráficas, aunque un poco difíciles de fotografiar con el carro en marcha; les dejo una muestra, aunque confieso que no fue la que más me gustó. Y como seguro están esperando saber de quién es el nido, les cuento que se trata de cigüeñas, por eso su gran tamaño y altura; me hubiera encantado ver a alguna posada sobre uno de ellos.

En fin, que no quería perderme de nada en el camino, y una muestra de ello es la foto que logré hacer del claustro franciscano; con el giro me lo había perdido de frente.

Virgen María en Polonia

señal de tránsito Polonia

Claustro franciscano

Después del largo camino, algunos llegamos al lugar el día antes de la fiesta, por lo que estuvimos ayudando un poco en su organización; la mayor parte ya estaba lista y la cocina seguía llena de gente, terminando la comida; en este mismo lugar, unas horas más tarde estaríamos casi todos, conversando y brindando con vodka, que es lo más típico entre las personas mayores.

Al siguiente día, continuaron los preparativos; por ser él un inglés, toda la fiesta fue una mezcla entre las dos culturas y la de algunos países más; porque hasta sangría hubo, muy bien alistada en un balde, con frutas picadas, como es debido. También salchicha y carne a la alemana, y no podían faltar los muffins, con todo lo necesario para convertirlos en deliciosos cup cakes; y detrás, la creativa nevera para las cervezas, que no dejó de llamar la atención hasta el último momento.

Brindis con vodka

El balde de sangría

Mesa de postres

Cuando empezaron a llegar los invitados, estaba todo organizado y en su punto, con un amplio menú en comidas, bebidas y postres, que no logró agotarse, por lo que al siguiente día tuvimos mucha variedad en el desayuno. Este detalle me gustó mucho, porque así no se bota la comida, y puede alternarse con otros alimentos más “normales” a esta hora del día.

Con todo, ya era hora de regresar, después de haber conocido a muchas personas, la mayoría polacas; cosa que nunca me imaginé, por la dificultad de su idioma. Por suerte, muchas de las personas mayores hablaban alemán y así pudimos comunicarnos; aunque no dejó de ser exigente tanta mezcla de idiomas, entre el español, el inglés, las pocas palabras de polaco y el alemán; a veces todos en un mismo momento. Pero un fin de semana excepcional, con estas y muchas más impresiones de Polonia.

Categorías: Polonia, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

¿De quién es el nido?

Nido 2

Quienes me están siguiendo en la página de facebook ya saben donde estuve el fin de semana y esa tal vez sea una buena pista para encontrar la respuesta, porque en ese país abundan estos animales.

El tamaño del nido es impresionante, por ser gigante, nada parecido a lo que estamos acostumbrados a ver; y esto ya nos da una idea del tipo de animal que lo habita. Ya había visto el fin de semana anterior, mientras hacía canotaje en el río fulda, que en algunos lugares, cerca de los ríos, les construyen torres o elementos muy altos, en los cuales pueden sentirse seguros para elaborar su nido;  y cerca del agua que es donde más les gusta vivir, también porque allí encuentran su alimento favorito. Sin embargo estas torres estaban aun vacías ya que llegan a Alemania más tarde y en menor proporción.

No tuve la oportunidad de ver a uno de sus creadores de cerca, pero pude fotografiarlo a lo lejos, así que aquí va una pista más.

Storch

Si ya tienes la respuesta, puedes animarte a dejar tu comentario, y si todavía no estás seguro de quien se trata, no te pierdas el próximo post; donde les contaré sobre este viaje y podrán saber de quién es el nido.

Categorías: Naturaleza | Etiquetas: , , | 1 comentario

Rotenburg, la ciudad de las esculturas

¿Alguna vez has estado en un lugar donde se encuentran esculturas urbanas por todos lados? yo no había visto algo igual, antes de llegar a esta ciudad para pasar el fin de semana haciendo canotaje en el río Fulda, y tal vez llamaron mi atención, por la particularidad que presentaban. No se trataban de un homenaje o conmemoración a un personaje histórico, como comúnmente suelen ser; o alusivas a un tema o proyecto, como en Marburgo; si no que hacían parte de la vida cotidiana, hasta llegar a sumergirse en el acontecer diario de sus habitantes; algo que sin duda le da un aire divertido y casual a la ciudad.

Directamente al salir de la estación de trenes se encuentra un chico, con una bolsa en la mano, acompañado de un cerdo; que hace pensar en un cuento, pero cuyo nombre ratifica que solo se trata de una inspiración de su creador. Avanzando un poco más en dirección hacia el centro, en la entrada de una farmacia, un dedo; que no insinúa cosas buenas…

Escultura chico

Escultura dedo

Al dar la vuelta, se encuentra a varios niños, alrededor de una fuente, haciendo diferentes cosas; el mejor, el que está acostado leyendo, tiene la cabeza apoyada en los otros libros, con esa actitud desprevenida, pero atenta, ¡él sí que sabe lo que es bueno!.

Diagonal a ellos, un curioso señor, del que no se distingue si está vigilando o escondiéndose de alguien; en todo caso, se asegura de no ser visto, desde la esquina, con el ratón y el gato siguiéndolo; en una posición y lugar muy particulares, que hacen que sea imposible evitar mirarlo.

Más adelante, justo al inicio del puente para cruzar el río Fulda; están dos chicos descalzos que parecen descansar, muy tranquilos, con los zapatos a un lado, después de haber estado jugando a la pelota, o algo más; pero atentos a todo aquel que pasa por su lado, como si de los guardianes del mismo se tratara. A mi me encanta la actitud simpática del pequeño, que expresa tantas cosas con su cuerpo.

Esculturas con niños

Escultura vigilante

Escultura los dos chicos

Después de cruzar el puente, se llega casi directamente a la plaza central o de mercado, Marktplatz; donde está también la iglesia principal y, por lo tanto, no podía faltar la señora que se dispone a entrar a ella, con su libro de oraciones en la mano y a su lado, el perro, que tendrá que esperarla afuera un buen tiempo.

Y cuando ya se ha terminado de hacer las compras en la plaza, se crea la típica reunión de amigas o comadres, cargadas de cosas; aunque esta vez no muy contentas, parecían discutir, y una de ellas sin escuchar bien. Ante esa actitud, tuve que acercarme para ver de qué se trataba, porque hasta el perro estaba husmeando en la cesta y ellas sin enterarse. Pero primero aproveché para posar en la foto con la que observaba de lejos, que me hacía recordar mis manos, que suelen llegar muchas veces a esa posición (y podría decir que a la de la otra también).

Escultura novicia

Escultura señora del mercadoEscultura señoras del mercado

También me encontré al lado del muro antiguo de la ciudad, un chico tratando de dominar a su cabra, que parecía querer comer un poco de hierba; aunque ya no sé si la misma hace parte de la obra, pero si ha salido solita, está muy apropiada; mucho mejor que la matera con flores que le han puesto a él en su balde.

Escultura chico con cabra

Me crucé con algunas más, incluso en las afueras y en los bosques, que reconfirmaron mi idea inicial de que Rotenburg an der Fulda es la ciudad de las esculturas.

¿Te gustan las esculturas de esta ciudad?

Categorías: Alemania, Rotenburg, Viajes | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Canotaje en el río Fulda

P1160076 

Me encontraba por segunda vez en un fin de semana reservado para remar, y sería la primera en que me subiría a un kayak. Aunque los demás escogieron botes, como siempre, yo quería probar esta opción y me gustó. Es mucho más liviano, se puede avanzar más rápido, cansa un poco más y se tiene que estar preparado para ir mojado casi todo el tiempo; afortunadamente hubo mucho sol, con lo cual esto último fue más fácil. Al final, no supe decir que prefería entre los dos, cada uno tiene sus cosas buenas; pero ahora estoy segura de que no elegí mal.

Fuimos en carro hasta el lugar de partida, un pueblito llamado Mecklar, del que solo vimos la estación de bomberos; de allí fuimos a través del río, hasta llegar al camping donde estábamos amaneciendo. No es posible saber, con total certeza, cuántos kilómetros recorrimos, pero se trató, en general, de un trayecto corto; serían aproximadamente unos 13.

Durante el recorrido, pudimos observar algunos pueblos y paisajes muy bonitos; y sobre todo, disfrutar de los sonidos de los pájaros y el agua, en la tranquilidad del lugar, silencioso y natural.

Paisaje desde el río

Paisaje desde el río

Nos encontramos con otros que también se estaban divirtiendo, disfrutando de la naturaleza y el clima; aunque después de un poco tiempo, alzaron el vuelo. Parece que no les gusta tanta compañía.

Cisnes en el río Fulda

El viaje estuvo divertido, intercambiando los lugares; algunas veces detrás de los demás, otras adelante y otras juntos; con cortas pausas para intercambiar comidas, bebidas y algunas palabras.

Remando

Chicas remando

Después de un largo rato navegando, vimos un puerto, que indicaba ser el momento ideal para una pausa. Hay muchos ríos que son adecuados para esta actividad, y poseen algunos de estos, en puntos estratégicos, por ejemplo cerca a los camping, como en este caso; o a restaurantes y lugares similares.

Puerto en río Fulda

Inmediatamente arribamos, tuvimos en frente un toldo con bancas, muy apropiado para la hora del almuerzo; aunque finalmente preferimos estar en la hierba, para descansar y tomar el sol, antes de reiniciar el recorrido; yo aproveché también para secar mi ropa.

Descansando para continuar remando

Más tarde continuamos, y no pasaría mucho tiempo para que estos cuatro botes y un kayak, llegaran a su destino; después de haber hecho, por primera vez, canotaje en el río Fulda.

En kayak por el río fulda

Categorías: Actividades, Alemania, Rotenburg | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Detrás del llanto de una niña

Niña en parque

Y ahora, para volver un poco a la realidad… El viernes pasado, hice un viaje en tren, en uno de los pequeños compartimientos, que está un poco aislado y en ciertas ocasiones, se puede estar más cómodo; es para máximo seis personas y llegué hasta allí porque no había más espacio, muchas personas habían reservado su silla y yo no.

Después de iniciado el viaje, en una ciudad cercana, se subió una señora con sus dos hijos pequeños; con ellos compartí el espacio una buena parte del viaje. Cuando el tren retomó su marcha, la niña empezó a llorar, desconsoladamente; creo que fue por su papá, que era la palabra que salía entre sus llantos; él, tal vez los había acompañado hasta la entrada del tren y había tenido que quedarse en la ciudad, con lo cual ya lo estaba extrañando.

Me cuestionó como su mamá y su hermanito trataban de consolarla por todos los medios, cambiaron de lugar, le mostraban cosas, le hablaban, y lo demás que pueda imaginarse. Y esta es una actitud normal, incluso en nuestro país, pero todavía me deja pensando porque no estoy segura de que sea la solución. El objetivo principal es borrar sus lágrimas, hacerle olvidar su tristeza o aquello que se la está causando, y por esto hacen lo que sea.

Yo diría, sin saber del tema, que lo mejor sería hablar con ella y ayudarle a entender lo que le está pasando, que tampoco sé si pueda entenderlo. Desde pequeños nos hacen pensar que llorar es malo, que sería igual a: expresar nuestros sentimientos es malo, y no debería ser así. El mejor medio de expresión de los niños, o al menos el que conocen, es el llanto. Yo recordé por medio de sus lágrimas, la nostalgia que yo sentí algunas veces, de la cual no hablé demasiado, porque las respuestas eran algo como: en un ratito se le pasa, no le preste atención a eso, no vale la pena, o peor, no vuelvo a traerla si es para que se ponga así. ¿Y tiene acaso una niña, la culpa de extrañar a su mamá o papá, de sentirse sola o cuestiones similares? A mi me hubiera gustado que en lugar de gastadas respuestas, me hubieran explicado que lo que tenía era un sentimiento de…, tal vez generado por… o por… y que voy a sentirlo en estas o aquellas situaciones, que es normal, etc. ¿O es mucho pedir?, o ¿no es así la educación? yo no lo sé; pero seguro sería más sencilla la vida si nos enseñan a conocernos y entendernos desde pequeños, y no a ocultar sentimientos por miedo o costumbre, que a la larga no alimenta nada bueno.

Tal vez un padre no pueda hacer algo mejor que invertir en su hijo, pero en él propiamente.

Categorías: General | Deja un comentario

El viaje por el caribe colombiano

Con los pedacitos del caribe que recogí de mi cuaderno, en aquel viaje inolvidable; y después del video sobre mi ciudad, creo que es inevitable seguir hablando de mi país y recordando algunos momentos.

Lo que sigue siendo más importante para mí son las personas, es lo que puede cambiar un lugar de otro; y volvería a hacer este viaje, por aquellas con las que compartí y por las que pude conocer; por volver a verlos, aunque sé que algunos ya no van a estar. Cuando vuelva a alguna ciudad, será otra y aquellas noches no se repetirán. Lástima que en esa época no solía tomar muchas fotos, y solo con mi teléfono… pero ya les mostraré lo que pueda.

El viaje comenzó en Fonseca, La Guajira; me habían pedido que apoyara un evento de jóvenes, llamado Vivencia, que se realiza cada año, un fin de semana y convoca a más de 450 personas. Fue una jornada intensa, pero muy buena y pude conocer a muchas personas, lo que lo hizo mucho más especial.

Como hacía tiempo no estaba por aquella zona del país, pensé en aprovechar para visitar y encontrarme con algunos amigos. Por esto, salí el domingo en dirección a Santa Marta, para encontrarme con el primero, que quería también un poco de vacaciones, entonces me propuso irnos unos días a Taganga; como yo no la conocía, acepté encantada. Fue una ocasión muy buena para hacer algunas cosas que me gustan: escribir, dibujar y compartir. Los días se pasaron entre descansar, ver el mar, reflexionar, conversar, conocer gente, comer rico y algunas cosas más.

Taganga

Taganga es un corregimiento de Santa Marta que se caracterizó por ser un lugar de pescadores, que se fue convirtiendo poco a poco en turístico, y aunque aun mantiene actividad pesquera, la actividad económica se comparte en gran medida con el turismo. Es ideal para visitar las playas e islotes cercanos, en lancha; para bucear, con gran cantidad de escuelas de enseñanza y tiendas de artículos relacionados; y para iniciar el recorrido hacia el parque nacional natural Tayrona. Presenta una riqueza multicultural muy grande, con personas de todas partes del mundo, que han encontrado allí, un lugar para vivir.

El viaje continuó hacia Barranquilla, donde visité por dos días a unos queridos amigos y pude compartir también con sus hijitos; me encantan los niños y todo lo que puede aprenderse de ellos. Visitamos un poco la ciudad y nos desatrasamos del tiempo que habían estado por allá, después de salir de Medellín. Pude encontrarme también con otro de mis amigos, que curiosamente resultó ser vecino de ellos; a pesar del corto tiempo, no fue difícil sacar el espacio, ya que solo nos separaban unos 30 metros; fue también como una despedida, porque en pocos meses saldría del país.

Después llegué a Cartagena, donde debía una visita hacía algún tiempo; llegué a la casa de un amigo; así que en el día salía a caminar y a deleitarme con la ciudad, y en la tarde teníamos tiempo para compartir, después de su trabajo.

Muralla de Cartagena

Casco histórico Cartagena

También me fui encontrando con otros, que tampoco veía hacía mucho y aunque finalmente no tuvimos suficiente tiempo, estuvo muy bien. Visitamos algunas iglesias y museos.

Iglesia en Cartagena

Visita a Museo Cartagena

Y no podía faltar la ida Donde Fidel a bailar salsa, un lugar encantador e imperdible cuando se está dentro de la ciudad amurallada, tiene mesas afuera para los que prefieren estar al aire libre; es pequeñito, muy barato y con fotos de todos los famosos que han visitado el lugar, al lado de su propietario; por eso yo tampoco podía perderme la foto, aunque fuera solo para mí. Después fuimos a Havana, que tenía orquesta en vivo y cover en la entrada; también estuvo muy bien, en un ambiente diferente al anterior.

Donde Fidel, Cartagena 

El sábado en la noche, antes de encontrarme con una amiga de Medellín, que estaba asistiendo a un congreso; me fui a un centro comercial para comer. Estaba caminando desprevenida, conociendo el edificio, que estaba bastante nuevo; e increíblemente me encontré con otra, también de visita, con su novio, por lo que no tuve que comer sola y tuvimos tiempo para hablar un rato; de esas cosas que creo, solo me pasan a mí. Nos fuimos juntos al centro, donde había quedado de encontrarme y en el sitio ya estaba mi amiga con todos sus compañeros. Así quedó otra noche de salsa, en Quiebracanto, del que ya había oído mucho, con muy buena música y compañía; para finalizar el largo y disfrutado viaje.

Y aunque aquí todos aparecen como anónimos, este es un infinito gracias a todos ellos, que donde quiera que estén, saben que hicieron parte de este maravilloso viaje y aun en la distancia, siguen haciendo parte de mi vida.

Categorías: Caribe, Colombia, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , | 2 comentarios

Pedacitos del caribe

Buscando una pequeña información en uno de mis cuadernos personales, que me acompañan desde hace varios años, me encontré esto, entre párrafo y párrafo; escrito en Taganga, durante un viaje por el caribe colombiano, reconfirma mi amor por la escritura, mi aproximación a la vida y el gran deseo de no olvidar.

Taganga, Colombia

…Escribo estas palabras, como si al hacerlo quedara paralizado el tiempo, en este lugar del caribe, en el preciso instante en que de repente regrese y todo sea como lo ha sido. Por si falla la memoria, y cuando sea necesario un fragmento que reviva los tiempos o despierte una sencilla historia que contar a mis nietos.

…Amo escribir, lástima que con el tiempo, el hábito se vaya perdiendo; no se está siempre lleno de inspiración, como tampoco dispuesto a tomar un papel para ir dejando marcados los pensamientos. La experiencia de sentir que escupes las palabras es maravilloso, en este momento mi corazón está ensanchado, mi cabeza amplia y cuestionada, y mi vida con la única seguridad del presente y de la realidad por vivir al salir de aquí. Y como decía tan elocuentemente un mural de mi universidad: ¡A los que ya no están… prohibido, prohibido olvidar!

… Es la sensación de que cada día se ve la vida más clara, más cercana, más propia; es la impresión de haber vivido fuera de ella por varios años y poco a poco, y en cada lugar, se va recogiendo algo nuevo, pero novedoso en verdad; no aquello de conocer el mundo y descubrir cada vez más cosas; si no, de vivir mientras se encuentra el propio ser, ubicado espacialmente en un punto cada vez, en torno al ritmo de su acontecer. No sabes lo que encuentras, si no lo que se te ha dejado ver.

Atardecer en Taganga

Los paisajes dibujados, los cielos pincelados, la luna más hermosa, el sonido del mar y de las olas, los barcos parados, las montañas, las luces, la gente, el brillo; el cuadro más hermoso, con manchas y colores perfectos, dignos de ser captados, pero mejor aun, en la mente. He visto atardeceres, pero estos son un sueño, una ilusión, una pintura increíble, que aunque no se queda estática, permanece.

Categorías: Caribe, Colombia, Lugares | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Anas platyrhynchos

P1150488

Aparecieron ante mí causando una sorpresa enorme, porque no solo se levantaron un poco del agua, si no que llegaron a pasar por encima de los edificios cercanos. ¿Acaso son patos? pensé un momento. No, no puede ser, los patos no vuelan, eso lo sabe todo el mundo; si se lo enseñan a uno cuando está pequeño, ellos no pueden volar, solo brincan un poco… Pero tienen forma de pato, y color también… ¡Entonces los patos vuelan!

Aparece aquí como una verdad revelada y seguro ya muchos lo sabrían, pero para mí sí que lo es, nunca pensé ver uno volando por ahí tan tranquilo, ni siquiera después de dispararles en el atari; tal vez porque en Colombia, aquellos amarillos que cuando crecen se vuelven blancos, no lo hacen; igual no volví a preguntarme por el tema nunca más.

Ahora, he tenido que buscar; los de aquí son una especie diferente, saben volar y lo hacen muy bien; su nombre científico es Anas platyrhynchos, según mi guía de naturaleza, y hasta ahora solo he visto volar a los machos, que son los que tiene la cabeza verde, con el cuerpo entre blanco y negro; quizás las hembras, que son de color café, con rayas oscuras, no lo hagan.

P1150487

La diferencia con los que conocía en mi país es que estos no son domésticos; los Anas platyrhynchos domesticus tienen las mismas características que mencioné antes, viven en corrales o estanques y no pueden volar.

Y como cada día se aprende algo nuevo, desde hoy puedo decir que los Anas platyrhynchos son patos y además, patos que vuelan. ¡Una cosa más que me sorprende al llegar de Latinoamérica a Europa!

¿Tú ya sabías que los patos vuelan?

Categorías: Naturaleza | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

El campo de concentración Buchenwald (3)

Después de hablar sobre el portal de acceso y los prisioneros, y de cómo eran conducidos por el <<camino del carajo>> hasta allí; continuaré con su procedimiento de entrada al campo, los edificios que permanecen en el interior y algunas cosas más sobre su funcionamiento.

Al llegar, los prisioneros eran llevados al edificio de desinfección, donde les rapaban todo el cuerpo y los metían en una bañera con líquido desinfectante y desnudos los hacían pasar hasta el depósito de efectos personales, donde debían dejar sus pertenencias. En este edificio se encuentra actualmente la exposición permanente de la historia del campo de concentración.

Edificios de depósito de pertenencias y desinfección.

Edificios de depósito de pertenencias y desinfección.

Otro de los edificios, era la enfermería de prisioneros, donde casi nadie se atrevía a llegar, excepto que se sintiera demasiado mal, o que tuviera algún privilegio dentro del grupo; ya que no sabían si lo salvarían o lo matarían, por las palabras de la comandancia: “en este campo solo hay vivos o muertos”. Se construyó por la presión de los presos políticos, que empezaron a atender en ella, sin tener conocimientos médicos; después se permitió que quienes los tuvieran, ayudaran allí a sus compañeros, aunque las pocas medicinas que compraban era también por la presión de los mismos.

Buchenwald, al no ser un campo de exterminio, no contaba con cámaras de gas; aunque secretamente fueron asesinadas muchas personas. Una de las maneras que utilizaron fue por estrangulación en el sótano del crematorio, donde murieron más de 1.100 personas; y la otra, fue instalar un edificio con apariencia de consultorio médico, que actualmente es una reproducción del original, construido con base en la memoria de un ex prisionero; donde se hacía entrar al paciente solo, a un cuarto para medirle la estatura, y del otro lado, por medio de un orificio, un oficial le disparaba. De esta manera murieron entre 7.000 y 8.000 víctimas, hasta 400 por noche; especialmente partidarios de la URSS y prisioneros de guerra soviéticos.

Reproducción del medidor de estatura

Reproducción del medidor de estatura

Hasta 1940 se usó el crematorio municipal, después se empezaron a utilizar hornos móviles y a mediados del mismo año, ya se había construido el primer horno crematorio dentro del campo. Como en el otoño de 1941 ya no daban a basto, se construyó en 1942, un segundo, con subterráneo y una técnica más efectiva. 10 hornos iguales se construyeron en Auschwitz; todos por la empresa Topf e hijos. El edificio sobresale entre los demás por la chimenea.

Crematorio

Crematorio

Interior del crematorio

Interior del crematorio

Yéndonos al otro extremo, al lado de la plaza de llamados, se encuentra la cantina para los prisioneros; que abrió en 1941 supuestamente para subir el rendimiento y la motivación en el trabajo; aunque fue organizada por la SS para quedarse con el dinero que enviaban las familias a los internos. Algunos de ellos tenían la autorización para tener dinero y en torno a él empezaban las negociaciones. Fuera del reglamento, la única manera de conseguir las cosas era por medio de robos, cambios o contrabando. La SS administraba el dinero, sobornaba y vendía artículos baratos o innecesarios, normalmente hechos en la cantina; a veces se incluían cigarrillos, cordones de zapatos, botones y comidas, como ensalada de papa o sopa. El líder de cada barraca era el encargado de hacer las compras.

En el subterráneo funcionó un laboratorio químico provisorio para la elaboración de jabón y otros productos; que fue una gran oportunidad para la organización clandestina, de hacer bombas para la resistencia e incluso llegar a probar con granadas.

Cantina de prisioneros

Cantina de prisioneros

Entre la cocina y la lavandería, se encontraba el roble de Goethe, bautizado así por los prisioneros; que al momento de extraer todos los árboles para la construcción del campo, lo dejaron en pie; tal vez porque dentro de los mapas forestales de la montaña, aparecía como una reliquia natural. Los internos contaban que allí se sentaban Goethe y Charlotte von Stein, a tener sus conversaciones. El árbol les daba esperanza, al ser su contacto directo con el exterior, incluso llegaron a escribirle versos, que dejan ver lo que significaba para ellos.

En 1944 fue destruido en un ataque aéreo, por una bomba incendiaria; se conserva la base del tronco.

Roble de Goethe

Roble de Goethe

Así como a los prisioneros, aquel roble los llenaba de ilusión, tú también puedes buscarte algo que te impulse, que te haga salir de ti, volar, soñar, y cuando lo encuentres, no lo sueltes. Si tienes un día malo, o en el que no quieras hacer nada, acuérdate de ellos y en su memoria alégrate, vive, y sigue valorando y agradeciendo las oportunidades que recibes cada día.

Esta es una historia triste, dolorosa, terrorífica, pero real, y debe llevarnos a algo bueno; cada día hacemos historia. ¿Cuál será aquella que contarán de nosotros?

 

Artículos relacionados:
El primer campo de concentración
El campo de concentración Buchenwald (1)
El campo de concentración Buchenwald (2)

Categorías: Alemania, Campo de concentración, Lugares, Weimar | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: