Segundo día en Marburgo

Después de tantos cuentos e interrupciones, les hablaré un poco más sobre el fin de semana en sí; la idea general del Frauenwochenende, era encontrarnos para caminar; después elegimos Marburgo por lo interesante que podría ser y porque estaba más o menos en el centro de todas; así, nos tomaría a cada una de dos a tres horas, llegar al destino. En total estuvimos nueve, y la pasamos muy bien.

El sábado, después de desayunar, caminamos en la misma dirección hacia el centro, continuando por Barfüsserstrasse hasta Wilhelmsplatz, para pasar a un lado del cementerio y finalmente llegar hasta el extremo donde podríamos encontrar algunos caminos. Empezamos a subir entre las casas, con el castillo siempre a la espalda; no dejan de encontrarse lindas casitas y todo tipo de cosas graciosas, muy frecuentes en esta ciudad.

Subida entre las viviendas

Subida entre las viviendas

Al terminar la pendiente, encontramos el primer mapa del lugar y nos internamos en el bosque; por donde, después de otra pequeña inclinación, llegamos a una intersección de caminos. Son muy típicas en Alemania las rutas para caminar, se encuentran bien marcadas en los mapas y en el lugar, por medio de símbolos puestos en los árboles; también hay señales y carteleras orientativas con información sobre los lugares, principalmente de tipo histórica, con rutas que contienen normalmente la cantidad de kilómetros; por esto, es fácil escoger a donde se quiere ir, cuando no se ha hecho previamente, de acuerdo al tiempo o al interés que puedan tener ciertas zonas.

Señal en el camino

Señal en el camino

Nosotras elegimos seguir en dirección Kirschlehrpfad, por un terreno despejado y con hermosas vistas a la ciudad.

Camino en dirección Kirschlehrpfad

Camino en dirección Kirschlehrpfad

Vistas a la ciudad

Vistas a la ciudad

Las caminantes

Las caminantes

El recorrido terminó muy cerca de donde comenzó el ascenso entre las viviendas y regresamos al centro, por el mismo camino. Comimos y nos fuimos al tour por la ciudad, que comenzó a las 15h en elisabethkirche, que ya me la conocía de memoria, pero aproveché para tomar algunas fotos de los vitrales, ya que la luz a esta hora estaba más favorecedora que en el día anterior; básicamente caminamos por los mismos lugares del recorrido por Marburgo, lo único nuevo de lo que me enteré fue que cada hora en punto, el gallo del reloj del edificio de la alcaldía (ayuntamiento) canta y mueve sus alas, en lugar de hacer sonar clásicas campanadas.

Rathaus

Rathaus

Y aunque estábamos cansadas, no podíamos dejar de visitar el castillo, así que desde aquí, continuamos  hacia ese lugar, subiendo una buena cantidad de metros más.

Camino al castillo

Camino al castillo

Este edificio se construyó con un estilo gótico y gótico tardío y después se le añadieron elementos del estilo renacentista; esto lo convierte en un edificio único y de gran interés histórico. En la actualidad pertenece a la universidad y en su interior se encuentra el museo de historia cultural. En su tiempo, fue la residencia de los landgraves de Hesse.

Landgrafenschloss

Landgrafenschloss

No entramos, así que estando allá arriba, lo mejor era divisar un poco la ciudad. Incluso podía verse la zona por la cual caminamos en la mañana.

Vistas a la ciudad, desde el castillo

Vistas a la ciudad, desde el castillo

A su lado está el Schlosspark, pero tampoco encontramos algo interesante allí, seguro tendrá unas rosas hermosas en el verano; así que nos dispusimos a bajar al café que habíamos visto de subida.

Café del castillo

Café del castillo

No encontramos lugar disponible en su interior y como hacía frío, mejor continuamos e hicimos la pausa en otro lugar, para seguir bajando y llegar finalmente al restaurante, donde esperaba una buena comida, después de tan intenso día.

Camino a casa, una de las chicas se antojó de helado, que desde afuera se veían deliciosos, girando en una vitrina; por lo que entramos juntas al lugar y al momento de pagar, la chica que nos atendió hizo sus cuentas en español y no pude evitar preguntarle de dónde era y resultó ser una colombiana, casada con el italiano, propietario del lugar. Nunca se sabe con quien va una a encontrarse por ahí, y era una desconocida pero no deja de alegrar y de hacer sentir esa conexión que da el ser del mismo país.

Terminamos nuestro segundo día en casa, conversando y viendo algunas fotos.

Anuncios
Categorías: Actividades, Alemania, Marburg, Viajes | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Segundo día en Marburgo

  1. Pingback: Apuntes sobre los tours | Reflexiones de viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: