El campo de concentración Buchenwald (3)

Después de hablar sobre el portal de acceso y los prisioneros, y de cómo eran conducidos por el <<camino del carajo>> hasta allí; continuaré con su procedimiento de entrada al campo, los edificios que permanecen en el interior y algunas cosas más sobre su funcionamiento.

Al llegar, los prisioneros eran llevados al edificio de desinfección, donde les rapaban todo el cuerpo y los metían en una bañera con líquido desinfectante y desnudos los hacían pasar hasta el depósito de efectos personales, donde debían dejar sus pertenencias. En este edificio se encuentra actualmente la exposición permanente de la historia del campo de concentración.

Edificios de depósito de pertenencias y desinfección.

Edificios de depósito de pertenencias y desinfección.

Otro de los edificios, era la enfermería de prisioneros, donde casi nadie se atrevía a llegar, excepto que se sintiera demasiado mal, o que tuviera algún privilegio dentro del grupo; ya que no sabían si lo salvarían o lo matarían, por las palabras de la comandancia: “en este campo solo hay vivos o muertos”. Se construyó por la presión de los presos políticos, que empezaron a atender en ella, sin tener conocimientos médicos; después se permitió que quienes los tuvieran, ayudaran allí a sus compañeros, aunque las pocas medicinas que compraban era también por la presión de los mismos.

Buchenwald, al no ser un campo de exterminio, no contaba con cámaras de gas; aunque secretamente fueron asesinadas muchas personas. Una de las maneras que utilizaron fue por estrangulación en el sótano del crematorio, donde murieron más de 1.100 personas; y la otra, fue instalar un edificio con apariencia de consultorio médico, que actualmente es una reproducción del original, construido con base en la memoria de un ex prisionero; donde se hacía entrar al paciente solo, a un cuarto para medirle la estatura, y del otro lado, por medio de un orificio, un oficial le disparaba. De esta manera murieron entre 7.000 y 8.000 víctimas, hasta 400 por noche; especialmente partidarios de la URSS y prisioneros de guerra soviéticos.

Reproducción del medidor de estatura

Reproducción del medidor de estatura

Hasta 1940 se usó el crematorio municipal, después se empezaron a utilizar hornos móviles y a mediados del mismo año, ya se había construido el primer horno crematorio dentro del campo. Como en el otoño de 1941 ya no daban a basto, se construyó en 1942, un segundo, con subterráneo y una técnica más efectiva. 10 hornos iguales se construyeron en Auschwitz; todos por la empresa Topf e hijos. El edificio sobresale entre los demás por la chimenea.

Crematorio

Crematorio

Interior del crematorio

Interior del crematorio

Yéndonos al otro extremo, al lado de la plaza de llamados, se encuentra la cantina para los prisioneros; que abrió en 1941 supuestamente para subir el rendimiento y la motivación en el trabajo; aunque fue organizada por la SS para quedarse con el dinero que enviaban las familias a los internos. Algunos de ellos tenían la autorización para tener dinero y en torno a él empezaban las negociaciones. Fuera del reglamento, la única manera de conseguir las cosas era por medio de robos, cambios o contrabando. La SS administraba el dinero, sobornaba y vendía artículos baratos o innecesarios, normalmente hechos en la cantina; a veces se incluían cigarrillos, cordones de zapatos, botones y comidas, como ensalada de papa o sopa. El líder de cada barraca era el encargado de hacer las compras.

En el subterráneo funcionó un laboratorio químico provisorio para la elaboración de jabón y otros productos; que fue una gran oportunidad para la organización clandestina, de hacer bombas para la resistencia e incluso llegar a probar con granadas.

Cantina de prisioneros

Cantina de prisioneros

Entre la cocina y la lavandería, se encontraba el roble de Goethe, bautizado así por los prisioneros; que al momento de extraer todos los árboles para la construcción del campo, lo dejaron en pie; tal vez porque dentro de los mapas forestales de la montaña, aparecía como una reliquia natural. Los internos contaban que allí se sentaban Goethe y Charlotte von Stein, a tener sus conversaciones. El árbol les daba esperanza, al ser su contacto directo con el exterior, incluso llegaron a escribirle versos, que dejan ver lo que significaba para ellos.

En 1944 fue destruido en un ataque aéreo, por una bomba incendiaria; se conserva la base del tronco.

Roble de Goethe

Roble de Goethe

Así como a los prisioneros, aquel roble los llenaba de ilusión, tú también puedes buscarte algo que te impulse, que te haga salir de ti, volar, soñar, y cuando lo encuentres, no lo sueltes. Si tienes un día malo, o en el que no quieras hacer nada, acuérdate de ellos y en su memoria alégrate, vive, y sigue valorando y agradeciendo las oportunidades que recibes cada día.

Esta es una historia triste, dolorosa, terrorífica, pero real, y debe llevarnos a algo bueno; cada día hacemos historia. ¿Cuál será aquella que contarán de nosotros?

 

Artículos relacionados:
El primer campo de concentración
El campo de concentración Buchenwald (1)
El campo de concentración Buchenwald (2)

Anuncios
Categorías: Alemania, Campo de concentración, Lugares, Weimar | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: