Archivo mensual: agosto 2013

La ciudadela de Hundertwasser

Ciudadela Hundertwasser. magdeburgoZitadelle Hundertwasser. Magdeburg

La ciudadela verde “Die grüne Zitadelle” es un proyecto de Friedensreich Hundertwasser (1928-2000), un artista que nació y estudió en Viena y realizó su última obra en Magdeburgo, Alemania, con este nombre. Sus construcciones se caracterizan por la combinación de las formas para obtener mejores estructuras, además, por ser coloridas, irregulares y nada convencionales; con un naturalismo implícito y explícito, que las hace únicas. Es comparado, por los alemanes, con Gaudí, por sus formas circulares, que se entrelazan, evitando los ángulos rectos.

La ciudadela verde se trata de un complejo residencial, que es de uso mixto, tiene este nombre porque sus superficies horizontales están cubiertas de hierba, con algunos árboles en medio de las circulaciones; que pueden verse, claramente por todas sus fachadas y que llegan inclusive a salir por las ventanas.

Fachada grüne Zitadelle. Hundertwasser_thumb[1]

Su principal uso es el de vivienda y en las torres cuenta con algunas especialmente diseñadas, como una casa dentro de la “gran casa”.

El nivel 0.0 es comercial, con tiendas muy especiales y llamativas, que incluyen detalles, artículos para el hogar, exquisiteces y una dedicada a Hundertwasser, ubicada en el patio central, donde puede encontrarse casi todo lo relacionado con el artista y observarse una maqueta de toda la ciudadela; se puede identificar muy fácilmente, porque en su entrada tiene un maniquí que representa a Hundertwasser sentado en su taller.

También, en la misma zona, se encuentra un café donde puede comerse muy rico al medio día o en la tarde, alguna torta o helado; este tiene una agradable zona al aire libre, desde la cual pueden tenerse vistas sobre el conjunto.

Torre de viviendas de Hundertwasser.    Patio de ciudadela Hundertwasser

Patio central ciudadela Hundertwasser    Vista del conjunto desde la terraza del cafe

Visitar este edificio me ha dejado sin palabras, todavía no logro saber qué es lo que pienso sobre él. Me gusta la manera como obtiene las formas, como combina lo natural con lo artificial y el impacto que causa en una ciudad donde lo nuevo y lo antiguo han tenido que aprender a convivir.

Sin duda era un gran artista, aunque no me atrevería a compararlo con Gaudí, de todas maneras no tengo aun argumentos para hacerlo; la ciudadela solo se puede visitar de manera independiente en sus zonas públicas, habrá que apuntarse la próxima vez a una de las visitas guiadas, que de seguro dejan ver muchos de sus detalles, su espacialidad y distribución interior.

El rosa por sus cuatros fachadas podría parecer demasiado, más bien me lleva a pensar en la ciudadela rosada, antes que en la verde. Aunque creo que era un hombre de contrastes y por eso optaba por cierta intensidad en sus colores.

Tal vez tenga después la oportunidad de conocerlo más profundamente y hacerme una idea más precisa sobre su arquitectura y estilo; por ahora no queda más que pensar en esta, la ciudadela de Hundertwasser.

Fachada principal, ciudadela Hundertwasser

Anuncios
Categorías: Alemania, Arquitectura, Casas, Lugares, Magdeburg, Modernista, Países | Etiquetas: , , , , , , , , , | 1 comentario

La catedral de san Sebastián

Catedral romanica de san Sebastian. Magdeburg

La catedral románica de san Sebastián, en Magdeburgo, hace parte de la ruta alemana “Strasse der Romanik”, una de las más populares entre los turistas; donde pueden apreciarse 80 construcciones en la arquitectura típica del periodo románico, repartidas en 65 ciudades o pueblos, principalmente, del oeste de Alemania.

La iglesia fue fundada por el arzobispo Gero alrededor del año 1015, como parte del convento de la colegiata, en honor a san Sebastián y a san Juan evangelista. Cerca del año 1150 se construyó una nueva basílica con planta cruciforme, cuya estructura puede observarse hasta la actualidad.

En las torres se pueden apreciar ventanales de tres arcos, con capiteles anchos y diferenciados entre una y otra, que demuestran que las mismas, fueron construidas en diferentes periodos. Los muros exteriores fueron reestructurados en el siglo XV para construir una iglesia gótica de tres naves; al interior, todavía pueden observarse elementos románicos.

Interior de la catedral de san Sebastian en Magdeburgo    Interior de la catedral de san Sebastian, vista desde el coro. Magdeburgo

Después de pasar por diversos propietarios y usos, en 1876 fue transferida a la iglesia católica y fue renovada con piedras homogéneas en las bóvedas y más tarde pintada con colores intensos. A finales de la segunda guerra mundial se produjeron daños que conllevaron a otra renovación. En los 80´s se llevó a cabo la reparación del techo, las fachadas y mejoramientos en su interior.

Las ventanas del coro son del año 1992, la del centro representa la última cena, la de la izquierda tiene figuras del antiguo testamento y la de la derecha, del nuevo. El altar mayor fue tallado en madera entre 1510 y 1520 y tiene en su parte superior ocho santos. La pila bautismal fue esculpida en piedra arenisca y es obra de Friedrich Schötschel.

Altar mayor y coro de la catedral de san Sebastian en Magdeburg    Vitrales del antiguo testamento, catedral Magdeburg

Vitrales del nuevo testamento    Pila bautismal de la catedral de san Sebastian en Magdeburgo

Y dejando un poco de lado la arquitectura, pasando a aquellos objetos o detalles que más me gustaron, encontramos las tallas en madera que están colocadas delante de las primeras bancas, perfectamente elaboradas y que representan acontecimientos relacionados con los cuatro evangelistas y su predicación. El sagrario, que siempre visito y al que no suelo tomarle fotos; en esta ocasión no pude resistirme, al verlo tan esbelto y refinado, con toda la sencillez y elegancia a la vez. Una escultura que representa el momento en que un ángel viene a advertirle a Abraham que no sacrifique a su hijo Isaac, me encanta la expresión en su mirada, tan real, como diciéndole: ¡créeme!. Y por último, el altar lateral, sobre María, con algunas escenas de su vida en la parte central y rodeada de 12 santos; este se encuentra en la iglesia desde el año 1500.

Bancas de iglesia talladas en madera    Sagrario

Escultura de Abraham    Altar lateral de la catedral de Magdeburgo

A pesar de tantas mezclas y renovaciones o tal vez a causa de ellas, encontré en ella a una iglesia supremamente simbólica, cargada de detalles, de delicadezas y de silencio; convertida en un verdadero lugar de recogimiento, incluso con su gran tamaño, y que permanece abierta todo el día, situación que no es común en Alemania y la hace mucho más privilegiada. Por todo esto, sin pensarlo dos veces, volvería a visitar la catedral de san Sebastián en Magdeburgo.

 

Otros artículos sobre Magdeburgo:

Las puertas de Magdeburgo

La capilla de santa María Magdalena

De monasterio a museo de arte

Categorías: Alemania, Arquitectura, Histórica, Iglesias, Lugares, Magdeburg, Países | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

De monasterio a museo de arte

Claustro de nuestra querida senora. Magdeburg

El museo de arte, claustro nuestra querida señora en Magdeburgo, “Kunstmuseum Kloster unser lieben Frauen” como su mismo nombre lo indica, está ubicado dentro de un claustro, en un complejo de edificios románicos, que conforman la construcción más antigua de Magdeburgo; y contiene la más importante exposición de arte contemporáneo de Sajonia-Anhalt.

La entrada tienen un costo de 4 euros general y 2 euros para estudiantes e incluye la visita al claustro, a la iglesia y a las exposiciones. A mí me encantan los claustros y por eso entré, aunque finalmente no hay mucho para ver. Incluso desde el café puede verse parte del conjunto, por lo tanto, mi recomendación es que si van con poco tiempo, mejor no entren y aprovechan para tomar o comer en este lugar, que parece estar muy bien y tiene las mejores vistas al interior del museo.

Café del claustro museo en Magdeburg

El claustro

Por supuesto, comencé mi recorrido por el claustro, este se encuentra en su estado original; es posible recorrerlo en todo su derredor, como casi todos los que están abiertos al público. En el patio central tiene una zona verde, con algunas bancas, donde es posible sentarse y tal vez meditar un rato en el silencio del lugar. Sus columnas me parecieron muy delicadas y bonitas, tienen diferentes grabados, entre rosetas, lirios, hojas y flores. Constantemente, se tiene una vista de las torres de la iglesia que se encuentra adosada al mismo.

Claustro de nuestra senora en Magdeburgo    Interior del claustro de nuestra senora en Magdeburgo

Columna en claustro de Magdeburgo    Iglesia de nuestra señora vista desde el claustro

La iglesia

Desde el claustro se accede a la iglesia por una sencilla puerta, ubicada en un lateral. Me impresionó mucho al entrar ya que no sabía, en ese momento, que ya no funcionaba como iglesia, si no como sala de conciertos. Se conserva toda su arquitectura y composición, tanto interior, como exterior; al igual que el órgano. Las bancas son ahora de lona, con un bonito y cómodo diseño. En la tarima está dispuesto un piano para brindar el siguiente concierto, debe ser maravilloso poder participar de un evento en este lugar.

Interior de la iglesia convertida en sala de conciertos en Magderburgo    Piano para conciertos en la iglesia de Magdeburg

Las exposiciones

Esta zona está reformada para acoger las obras de arte y contiene esa pequeña mezcla entre lo antiguo y lo nuevo. Entre el ladrillo y los colores claros de los edificios históricos, resaltan los llamativos colores y materiales modernos.

Mi interés principal estaba en el edificio, más que en las exposiciones, pero gracias a las mismas, pude estar por primera vez en el segundo piso de un claustro, tratando de leer en su estado actual, como pudo haber sido el original. Sin poder evitar echar una rápida ojeada sobre los objetos expuestos, me llamó la atención la obra de Ruth Francken, el teléfono número 5.

Accesso a las exposiciones del museo claustro en MagdeburgoEscaleras a las exposiciones del museo claustro en Magdeburgo    Sala de exposiciones del museo claustro en Magdeburgo

Segundo piso del claustro museo en Magdeburgo    El teléfono N.5, 1967 de Ruth Francken  

De todas maneras, lo que mejor seguía apareciendo a mi vista, eran las torres de la iglesia, de un antiguo claustro, que terminó siendo sala de conciertos; dentro de un gran edificio, que pasó de monasterio a museo de arte.

Claustro, iglesia y museo de nuestra senora en Magdeburg

 

Otros artículos de Magdeburgo:

Las puertas de Magdeburgo

La capilla de santa María Magdalena

Categorías: Alemania, Arquitectura, Lugares, Magdeburg, Museos, Países | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

La capilla de santa María Magdalena

Capilla de la Magdalena. Magdeburg

La capilla de santa María Magdalena lleva más de 685 años haciendo parte de la historia de Magdeburgo, está ubicada al lado de la iglesia san Petri y fue erigida el día del Corpus Christi del año 1315.

Historia

Su nombre y existencia vienen de un antiguo relato. Se cuenta que un muchacho hurtó unas hostias consagradas de la iglesia de san Petri. Al otro día quiso devolverlas, pero en el camino, poco antes de llegar, prefirió arrojarlas entre unas piedras. Más tarde, pasaba por allí un cochero; sus caballos se detuvieron en este lugar y él no podía conseguir que se movieran. Se bajó para inspeccionar qué era lo que los detenía, encontrándose con las hostias.

La noticia de la profanación del cuerpo de Cristo corrió por toda la ciudad y como penitencia para la reparación de la ofensa, se construyó la capilla con el nombre de María Magdalena, como se llamaba el convento vecino, para pecadora arrepentidas.

Construcción

La capilla se construyó en estilo gótico, con cinco ventanas en el coro, que la iluminan, dándole elegancia y vida a su interior. Debido a la imposibilidad de usar arbotantes, por el poco espacio que se tenía, las paredes debieron hacerse muy robustas y la sección inferior en forma de cilindro con techo abovedado.

Ventanales de la capilla santa María Magdalena. Marburgo

Reconstrucciones

En 1631, durante la guerra de los 30 años, la capilla fue completamente destruida; en 1714, fue reconstruida con un techo en estilo barroco; y entre 1846 y 1848 se restauró el techo abovedado en forma de cruz y se construyó un balcón, para colocar el órgano, soportado en dos arcos con un pilar central. Durante el bombardeo de los aliados sobre Magdeburgo, el 16 de enero de 1945, el techo fue destruido completamente, quedando sus paredes en pie; por lo que en 1966 fue reconstruida su cubierta en el estilo original.

Órgano de la capilla santa María Magdalena. Marburgo

Usos

En 1382 fue transferida al convento vecino, que fue utilizado en la época de la reforma como escuela de niñas y refugio para mujeres solteras. Hasta 1980 fue utilizada por la congregación protestante de los luteranos viejos y en 1989 se convirtió en museo para conmemorar a Lázaro Carnot, un revolucionario francés fallecido en Magdeburgo.

Desde el 20 de junio de 1991 el concilio de la ciudad la entregó a la institución SUSIDIARIS, dedicada al desarrollo religioso y social de Magdeburgo. Para que así, pudiera ser usada para lo que fue concebida en principio. Desde entonces, se abre diariamente, buscando ser un lugar de silencio y reflexión; y un punto de interés y deleite para los ojos de los habitantes y turistas.

De esta manera, no hay excusa para no visitar este hermoso y recogido lugar en Magdeburgo, que es la “Magdalene Kapelle”, la capilla de santa María Magdalena.

Categorías: Alemania, Arquitectura, Histórica, Iglesias, Lugares, Magdeburg, Países | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Las puertas de Magdeburgo

Puerta principal de la iglesia de san Sebastian

Magdeburgo es una ciudad llena de historia, de edificios y detalles para ver. Me sorprende que la mayoría coincida en que no hay mucho, creo que es porque no la han recorrido bien; ya que por ella cruza la “Strasse der Romanik”, calle del románico, que se extiende por gran parte de Alemania y tiene los parques Elbauen, con una torre inteligente de 60 metros de altura, construida en madera; y el municipal, que es una isla en el centro de la ciudad. Un día no fue suficiente para verlo todo.

Ahora me centraré en lo que busco captar siempre en las ciudades, aquello que me lleva a describirla en una palabra y a distinguirla del resto de las demás. En Magdeburgo, al principio fueron sus puertas, después aparecieron nuevos elementos dentro de ellas; y eso fue lo que más llamó mi atención, dentro de todo lo que pude haber visto.

El primero de ellos, en la iglesia de san Sebastián, donde se debía tomar y girar un pescado para poder entrar. En el interior, una mano que atravesaba desde el otro lado, se posaba sobre ella. Cuando la vi, la puerta se estaba cerrando sola, fue muy gracioso ver la mano girando en ese momento, se veía muy real y un poco miedosa.

Chapa Iglesia de san Sebastian. Magdeburgo   Tiradera Iglesia de san Sebastian. Magdeburgo

La siguiente fue la iglesia del claustro de nuestra señora, que ahora no es una iglesia; también tenía su singular elemento para abrirla y su puerta lateral, con relieves que parecen ser capítulos de la historia.

Tiradera iglesia del claustro nuestra señora. Magdeburgo   Puerta lateral de la iglesia de nuestra señora. Magdeburg

Pero el mejor se encontraba del otro lado, en la puerta de la entrada principal del claustro, que funciona ahora como museo de arte moderno. Se trataba de una puerta sobre el hombre y la mujer, para abrirla, debía hundirse el sombrero hasta la cabeza del hombre; en la otra puerta estaba la mujer y cada uno tenía a su lado una hoja, donde estaban inscritas algunas frases relacionadas con ellos.

Puerta claustro nuestra señora. Magdeburg   Cerradura de hombre con sombrero. Magdeburg 

Cerradura claustro nuestra señora   Der Mann an die Frau

La catedral, que es el principal edificio de Magdeburgo, tenía la cerradura de su entrada principal llena de pajaritos, el que gira para abrir la puerta es uno de los padres, que le está dando comida a sus pichones. En el interior, en una puerta, un búho posado sobre la manigueta y en la “entrada del cielo” otra, con un hombre tendido, que del otro lado esperaban tres mujeres.

Puerta de entrada a la catedral de Magdeburg   Cerradura de Búho en la catedral de Magdeburgo

Cerradura de hombre  y mujeres en catedral de Magdeburgo   Cerradura de hombre en catedral de Magdeburg 

La puerta de la “altes Rathaus” antigua alcaldía, presentaba, en relieve, los principales acontecimientos y personajes de la ciudad. En el primero, el rey Otto; en el quinto un famoso bufón; en el noveno, Otto von Guernicke, que inventó el inflador y descubrió el vacío; en el onceavo, Telemann, que escribió su primera ópera en la ciudad; y en el doceavo, Hans Grade, que realizó el primer vuelo motorizado del mundo. En la cerradura, sobresale una herramienta de construcción, un palustre, relacionado con el comienzo de una obra o estilo importante.

Puerta de altes Rathaus. Magdeburg   Cerradura altes Rathaus. Palustre

En otras iglesias, como la de san Petri y Walloner aparecieron pescados, un poco más sencillos pero siempre con mucho significado; como el que tienen las puertas de Magdeburgo.

Puerta iglesia san Petri. Magdeburgo

Categorías: Alemania, Magdeburg, Países | Etiquetas: , , , , , , , | 2 comentarios

La metamorfosis de Bilbao

Museo Guggenheim Bilbao. Arquitecto Frank Gehry

Poco sabía yo de Bilbao, a parte de que allí estaba el Museo Guggenheim. Ahora, me ha sorprendido maravillosamente haberlo conocido de cerca; primero, a través de su transformación y de cómo fue el proyecto con el cual se abordó su cambio y el proceso hasta conseguirlo; después, al visitarlo y caminar a lo largo de sus destacados edificios, diseñados por arquitectos de renombre internacional.

No pude haber tenido un mejor narrador de esta historia, que la persona que pensó la transformación en sí y después la desarrolló, convirtiéndola en una realidad; incluso en contra de cualquier pronóstico que se pudiera haber hecho previamente de la ciudad. Y es que no era un secreto su estado y contaminación, haberla vuelto lo que es hoy, ha sido una obra maestra, que ya se está replicando en otras ciudades, con toda la razón; los resultados pueden verse a simple vista.

La oportunidad de escuchar a Ibon Areso Mendiguren y conocer de cerca los factores y experiencias de la metamorfosis urbana de Bilbao, la tuve dentro del ya conocido, para ustedes, curso de verano de la UIMP; que ha dado tanto para hablar. Ha sido una intervención excepcional que ayudó a plantearse una idea completa de lo que fue y es ahora la ciudad de Bilbao. Aquí les traigo un resumen con los principales aspectos, ligados a la intervención.

¿Por qué una transformación de Bilbao?

Fruto de la crisis económica de 1980, que cayó sobre las ciudades con una base económica industrial, se produjo un cambio en Bilbao, que llevó a la marginación social. A esto se sumaron las inundaciones en 1983, que empeoraron la situación. La tarea fundamental era conseguir empleo y pensaron en centrarse en el sector servicios. La industria genera riqueza, pero no empleo; por esto se debían buscar opciones, pero sin renunciar a ella.

Se pretendía, entonces, mejorar diversos aspectos, relacionados con los habitantes y su calidad de vida. Lo principal, que estos contaran con:

– Un marco agradable dónde vivir: acceso a la vivienda, la recreación, etc.

– Un mayor nivel de renta: empleo

El principal factor de la pérdida de popularidad que impide generar empleo, es una ciudad poco agradable para vivir. Por lo tanto, se requería un cambio.

¿Cómo se transformó Bilbao?

Mejorando fundamentalmente cuatro aspectos:

1. La movilidad interna del área metropolitana y su accesibilidad hacia el exterior: Puerto, aeropuerto, metro, wifi, etc.

2. La recualificación medio ambiental y urbanas: calidad del aire, del agua, jardines.

3. La inversión en recursos humanos: para tener personal preparado.

4. La promoción de la cultura: actividades y arte, ya que este es el mejor termómetro de la vitalidad de una ciudad y es muy bueno para sus habitantes.

El fosterito de Bilbao. El metro de Norman Foster

Paseo peatonal por la ría de Bilbao

Características de la intervención

1. Poner la ciudad mirando al río: es su mayor potencial y debe aprovecharse; la ciudad le daba la espalda porque era exclusivo para actividades industriales y portuarias.

2. No se hizo un plan convencional: Se concentraron nuevos proyectos en zonas vacías o problema, para convertirlos en oportunidad.

3. Arquitectura de prestigio: aspirando en este caso al nicho de los congresos y sin buscar ser turística, tener una pequeña parte.

4. El encuentro de lo público y lo privado: aunque siempre la preocupación mayor, es encontrar lo público con lo público.

Hotel Meliá Bilbao de Ricardo Legorreta

Palacio de congresos y música Euskalduna

Ría de Bilbao

Y a los que quieran hacerse una mejor idea sobre este proceso, les dejo este video sobre Bilbao, la transformación sorprendente:

Categorías: Arquitectura, Bilbao, España, Urbanismo | Etiquetas: , , , , , , | 2 comentarios

Una lectura al antiguo Bilbao

City Hall-Mairie. Bilbao

Bilbao es una ciudad del norte de España, ubicada en el País Vasco, fue fundada en el año 1300, en los alrededores de una ría; lejos del mar para protegerlo de ataques y tormentas. Su casco urbano estaba compuesto por siete calles y fuera de las murallas, se encontraban tres arrabales. Poco a poco, la villa fue creciendo hasta no tener más lugar, teniendo que continuar con la expansión hacia el exterior.

Las casas medievales estaban ubicadas en pequeños solares y se construían de madera, por ser un método rápido y económico. Debido a esto, la ciudad sufrió varios incendios a lo largo de su historia, que obligaron a reconstruirla cada siglo.

Históricamente hablando, esto es lo único que sé, pero es quizás suficiente, porque muchas de sus imágenes hablan por sí solas, dejando entrever los siglos a través de los cuales se ha mantenido en pie. Para poder leer esto, hice un pequeño recorrido por su casco viejo y estos fueron algunos de los lugares con los que me encontré.

1. Teatro Arriaga. Bilbao   2. Pequeño palacio Arana. Bilbao

Yo había entrado al casco antiguo por el puente del arenal, por esto, la primera imagen que tuve fue la del teatro Arriaga, y, casi de inmediato, la del pequeño palacio Ariana, al continuar por una callecita que me llevaría hacia el punto central. Mi idea era llegar a la catedral de Santiago,  y el cometido lo logré de manera rápida, al arribar directamente a la plaza de su mismo nombre.

4. Plaza Santiago   3. Catedral de Santiago

Al estar de este lado, en el “centro del centro”, puede observarse el comienzo de un trazado más ortogonal de la ciudad, que va desde este punto hasta la ría y corresponde al trazado antiguo, al de las “siete calles” que componían el casco urbano original. Hasta el momento, yo había caminado por una diagonal que hace parte del posterior trazado urbano, donde todas vienen a confluir en la catedral –o mejor, nacen de ella- haciendo evidente la importancia que se le dio a la misma en la planificación de la expansión de la ciudad.

Le di la vuelta a la catedral, para regresar por una calle diferente; por allí me encontré a la iglesia de los santos Juanes y en una gran plaza (creo que plaza nueva), un edificio que llamó mi atención; como no dejaron de hacerlo las callejuelas, que me evocaron un poco a Barcelona. Finalmente, llegué por un costado, a la iglesia de san Nicolás, que parece ser la vigilante del centro histórico.

5. Iglesia de los santos Juanes. Bilbao   6. Edificio en Bilbao

7. Callejuelas centro histórico de Bilbao   8. Iglesia de san Nicolás. Bilbao  

Sin más, espero que hayan disfrutado de este pequeño recorrido, haciendo conmigo, una lectura al antiguo Bilbao.

Categorías: Arquitectura, Bilbao, España, Urbanismo, Viajes | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

El palacio de la Magdalena

El palacio de la Magdalena, Santander.

Este hermoso palacio, que acaba de cumplir sus 100 años, está ubicado en la ciudad de Santander, España. Dentro de la península de la Magdalena, que conforma un paisaje exclusivo y pintoresco, dentro de la región de Cantabria. En 1912, todo el conjunto fue regalado, por la ciudad, a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia y en 1977 volvieron a hacer parte del patrimonio de Santander. El jardinero mayor del rey, Juan Gras, fue el encargado de proyectar todo el parque y los caminos se construyeron de acuerdo al antiguo velódromo.

Cualquiera puede visitar la península de la Magdalena, ya que esta tiene acceso libre. Al cruzar por la antigua puerta, es posible encontrarse con un tren turístico que realiza un viaje por todo el lugar; aunque pienso que es mejor conocerlo caminando, para no perderse ningún detalle.

Tren turístico, península de la Magdalena, Santander

La mejor forma de iniciar el recorrido es por el lado izquierdo, de esta manera se empieza a subir, observando el hermoso paisaje y rápidamente, se llega al mini zoológico al aire libre, que contiene varias especies marinas en su interior. Este funciona desde el año 1985 y es posible ver a los animales en un entorno natural, con gran espacio; mientras se van contemplando las maravillosas vistas al mar.

También es posible aprender sobre cada una de las especies, sus nombres y las diferencias fundamentales entre ellas. Por ejemplo, aquellos que nos parecerían unas focas, son en realidad leones marinos. Estos pueden utilizar sus aletas traseras para caminar, tirándolas hacia adelante.

Después de recorrer todo el mini zoo, al continuar caminando, se encuentra el museo del mar, que contiene los galeones y la balsa, utilizados por Vital Alsar en su singladura del pacífico de 1970.

Pingüinos en el zoo de la península de la Magdalena     Leones marinos en el zoo de la península de la Magdalena

Los galeones utilizados por Vital Alsar en  1970.La balsa de Vital Alsar en su singladura del pacífico de 1970.

Se continua ante vistas impresionantes y antes de terminar de subir, ya empieza a observarse de a poco el palacio. Este fue diseñado por los arquitectos Javier González Riancho y Gonzalo Bringas y construido entre 1909 y 1911 para albergar a la familia real. En 1913 se amuebló, empezando a ser utilizado de inmediato como residencia de verano. El edificio es de piedra con cubiertas de pizarra y su estilo tiene influencias inglesas y francesas, con algunos toques de la región.

vistas al mar, camino al Palacio de la MagdalenaPalacio de la MagdalenaEntrada al Palacio de la MagdalenaInterior del Palacio de la Magdalena

Al llegar por este costado, se puede ver la fachada posterior, que es la entrada que se utiliza en la actualidad para acceder a él. Entre julio y septiembre no es posible visitarlo, ya que en este periodo el palacio se convierte en la sede de los cursos de verano de la UIMP.

Alrededor del palacio, las vistas siguen siendo encantadoras. Entre sus enormes acantilados y la isla del Mouro.

Península de la MagdalenaIsla del Mouro. Península de la Magdalena

En su entorno cercano, puede encontrarse además, el faro de la cerda, la antigua casa del administrador real, las caballerizas, convertidas ahora en residencias para estudiantes, y algunas playas. Una gran zona verde, ubicada a la entrada del conjunto, es utilizada en algunas ocasiones para eventos y como lugar de conciertos. Aunque sin duda, la vista más exclusiva e irrepetible de todo este lugar será siempre la fachada principal del Palacio de la Magdalena.

Fachada principal del Palacio de la Magdalena

Categorías: Castillos, España, Lugares, Santander, Viajes | Etiquetas: , , , , , , | 2 comentarios

Ciudades transformadas en torno al agua

Ría de Bilbao, vista desde el puente Calatrava

A esta altura ya deben saber que el mes pasado participé en un curso de verano de la UIMP, en la ciudad de Santander. En este momento, quiero hablarles sobre uno de los temas, porque estuvo muy interesante y me ayudó a conocer la manera como se han estado planificando las ciudades que están cerca del mar o de una fuente de agua, como ría o río. Las transformaciones y avances de las ciudades son sorprendentes. En este momento, hay muchas que continúan en esta línea y están siguiendo el ejemplo de las primeras, aunque sin dejar de vivir su propio proceso.

La transformación física de la ciudad

Este fue el tema del primer día, donde estuvieron invitadas las ciudades de Bilbao, Avilés y Santander. Cada una fue hablando sobre las motivaciones, factores y experiencias que tuvieron, cómo lograron los resultados esperados, y los diferentes proyectos puestos en marcha. Además, la repercusión directa que tuvo sobre sus ciudades, la inclusión de arquitectos de prestigio en el diseño de sus edificios.

Bilbao

Para mí, la más impresionante fue la experiencia de Bilbao, mucho más, al conocer que el principal motor de su transformación fue la búsqueda de empleo para sus habitantes. Tuve que ir a conocerla personalmente, después de la gran cantidad de imágenes e información que se nos proporcionó en la exposición; por suerte está solo a una hora y media de Santander y el curso terminaba al medio día, con lo cual tuve algunas horas para visitarla. Necesitaré de un post o varios, para hablarles sobre ella.

Intervención en la ría de Bilbao

Avilés

En el caso de Avilés, tercera ciudad de Asturias, es conmovedora la historia ligada al proyecto del centro Niemeyer. La fundación príncipe de Asturias, por motivo de su 25° aniversario, en 2005, pidió a cada uno de sus ganadores, un regalo. Niemeyer, que había recibido el premio en 1989, les respondió: “yo soy arquitecto, yo les regalo un diseño”. No sabían muy bien donde ubicarlo y ya que coincidía con la transformación de Avilés, fue asignado a esa ciudad; para cuando comenzó a construirse, el arquitecto ya contaba con 100 años de edad. Junto con él, se empezó a desarrollar “la isla de la innovación” y se ha fomentado la cohesión social, con empleos sostenibles y participación ciudadana.

Alcaldesa de Avilés en la presentación de la ciudad.

Santander

La intervención de Santander, estuvo muy directamente ligada al puerto y al diálogo que debe existir entre este y la ciudad. Se está trabajando en algunas inversiones estratégicas y próximamente se abrirá un concurso internacional de ideas, para elaborar el plan especial para la intervención de la zona. Además, el centro botín, de Renzo Piano, dará una nueva cara a la ciudad cuando sea inaugurado el próximo verano.

Puerto de Santander

El caso de Medellín

Este no fue un tema del curso, pero inevitablemente, después de toda esta información, me quedé pensando en mi ciudad, Medellín, que como en todas las ciudades ejemplo, se ha dispuesto el tráfico al costado del río, volviéndolo un divisor de la ciudad y no un conector o propiciador de encuentros, como debería serlo.

Alegremente, en este momento, Medellín se encuentra en una situación similar a la de las ciudades estudiadas. La semana pasada se estuvieron exponiendo las propuestas participantes en el concurso de diseño urbanístico, paisajístico y arquitectónico del parque del rio Medellín y se eligieron las siete que continuarán a la segunda fase.

Confío en que se pretenda unir sus laderas y aprovechar las áreas libres a su costado, permitiendo retomar su entorno para los habitantes y la vida del afluente. Ha sido un concurso público internacional, donde han participado 57 proponentes de diversos países y principalmente de Colombia. No sería de extrañar que entre los participantes españoles, hayan estado algunos de los expositores del curso.

Rio Medellín, zona norte

Ahora, solo nos queda esperar, para ver cómo nos va en esta nueva etapa, si ponemos o no en práctica toda la experiencia que ya han conseguido otras, para que la nuestra pueda ser también una ciudad transformada en torno al agua.

Categorías: Arquitectura, España, Santander, Urbanismo | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Descubriendo a Santander

Empezaré a hablar de este viaje desde el principio y lo primero será aclarar lo que también estuvo siempre en mi cabeza, hasta este día, al escuchar esta palabra. No se trata del departamento de Santander, de mi hermosa Colombia, sino de una ciudad española, capital de la comunidad autónoma de Cantabria; donde curiosamente, para mi, se le dice a sus habitantes santanderinos y no santandereanos, como lo hacemos nosotros. Y tenemos en común el océano atlántico.

Lo segundo, es cómo llegar hasta Santander desde Barcelona. La mejor opción que encontré fue un vuelo de Ryanair, que va directo desde el Prat, y tiene una duración de una hora; además, se vuela todo el tiempo sobre España, por lo que resulta entretenido.

España desde el aire. En vuelo Barcelona-Santander

Al llegar, había justo al frente de la salida un punto de información; yo quería un plano de la ciudad y preguntar cómo llegar a la misma; solo tenía la información de googlemaps y en ese momento entendí que no era correcta, la estación más cercana del tren, se encuentra a un kilómetro, por lo que no es opción. Desde el aeropuerto de Santander sale, cada media hora (en punto y a y media), un autobús que conecta con la estación de buses de la ciudad, en 10 minutos y con un costo de 2,20 euros. Recibí también un plano general, con toda la información de interés para conocer Santander y visitar sus principales lugares.

Bus del aeropuerto de Santander, España

Como había ido a la ciudad para realizar el curso de verano de la UIMP, con la beca que me había ganado en Ágora, me dirigí al hotel asignado, caminando por la calle castilla; estaba muy cerca de allí. Fui muy bien recibida y me sorprendió que el señor me entregara mi carné para ir a cenar esa misma noche, porque me habían dicho que lo recibiría al día siguiente, al entregar los documentos de la matrícula. Desde allí, se empieza a apreciar la calidad y buena preparación de los mismos. Subí al cuarto, me encontré con la chica que lo compartiría, y decidimos salir muy pronto para conocer el centro y después irnos al palacio.

Empezamos a caminar por la zona, los edificios antiguos y su historia, nos fueron atrayendo. El banco de España, el edificio de correos, la catedral y su capilla baja; incluso la estatua del hombre que dio nombre a la ciudad, Santander; al entrar a la plaza porticada.

Banco de España en Santander     Edificio de correos. Santander, España

Iglesia del cristo, catedral de SantanderEstatua de Santander, en plaza porticada

Después, nos dirigimos hacia el mercado del este, donde se encuentra otro punto de información de la ciudad. Entramos para preguntar sobre el transporte urbano, ya que lo utilizaríamos mucho. El costo por trayecto es de 1,30 euros, pero comprando -por 1,00 euro- la tarjeta TUS transporte urbano de Santander, se paga menos de la mitad; así, que esa era la mejor opción para viajar en los siguientes días. Fuimos a un kiosco a comprarla, lo mínimo que puede recargarse es 6,00 euros y puede compartirse si se quiere; además, cuando se devuelve, se recibe nuevamente el euro pagado por ella. No hay disculpa para no hacerse con la tarjeta y ahorrar en los viajes.

Continuamos con el recorrido, esta vez hacia el puerto, encontrándonos con el emblemático edificio del banco Santander; antes de llegar al paseo de Pereda, con sus famosos jardines. En ese momento, decidimos descansar un poco, por lo que tomamos un bus hacia la magdalena; desde ese punto, casi todos pasan por allá.

Edificio principal del banco Santander

Al llegar a la parada del autobús, se debe caminar un par de cuadras hasta la entrada general de la península de la Magdalena. Después, dependiendo del camino elegido, pueden ser otros 10 o 15 minutos hasta la entrada del palacio. Nosotras elegimos el camino de la izquierda, es el más bonito y el más largo; de ahí en adelante, usamos siempre el de la derecha, para subir pronto.

Llegamos directamente al comedor y allí nos quedamos recargando energía hasta que casi habían cerrado. Para cuando habíamos acabado con todo, ya había oscurecido.

Vista nocturna de la entrada al palacio de la Magdalena

Salimos pronto de allí, para terminar de dar la vuelta a la bahía y llegar al sardinero. Pero solo un ratito, porque aunque la noche apenas comenzaba y se estaba celebrando la semana grande de Santander; nosotras debíamos madrugar para el inicio de nuestros cursos.

Al final, se nos alargó un poco, pero eso se los mostraré después; aun queda mucho por contar sobre este gran viaje: los cursos, el puerto, las fiestas y otros más; para poder decir, sin ninguna duda, estamos descubriendo a Santander.

Categorías: España, Santander, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: