Cumplir años

Torta de cumpleaños

Muchos años atrás, al encontrarme con mi grupo de amigas para una reunión, que sería precisamente el día de mi cumpleaños, en la noche; ellas me preguntaron qué pensaba sobre este hecho, cómo había estado mi día y lo que significaba para mí que llegara un año más. Mis respuestas no habían estado muy convincentes, era evidente que no tenía ninguna idea sobre aquello que me preguntaban; entre ires y venires yo había dedicado mi día a ser felicitada y disfrutar, pero en ningún momento me había detenido a pensar que era aquello que estaba pasando; tampoco lo hice días atrás.

Desde aquel día, trato de tener todo el cuidado en analizar y descifrar lo que pasa en mi interior a causa de este hecho. Año tras año, pienso en lo que ha sido el que ya pasó y lo que será o quiero que sea el próximo. Así, como en cada fin de año se renuevan los compromisos por el año nuevo y se revisa si se cumplieron y se escogen los nuevos; de la misma manera, en cada cumpleaños, nace un año nuevo para la persona que lo celebra.

Este es mi segundo cumpleaños lejos de mi tierra y no miraré atrás porque ya lo he hecho hace poco, de todas maneras no hay mucha diferencia, porque ahora, gracias a las redes sociales es fácil estar en conexión. No faltan los saludos, felicitaciones y demás manifestaciones de cariño que hacen recordar que se está acompañado, aun en la distancia. Esta fecha siempre ha sido importante para mi, incluso era un día totalmente mío, donde no trabajaba y solo me dedicaba a celebrar; cada año esto ha ido perdiendo peso, tratando ahora de que no pase en silencio, pero que tampoco sea el centro, cuando lo verdaderamente importante es mi vida y lo que estoy haciendo con ella, en un momento concreto de mi historia.

Cada cumple ha sido y será muy diferente al anterior. Este año, lo he iniciado en Milán, en la visita a una gran amiga y ha sido un poco extraño, porque fue comiendo, a la una de la mañana, un típico helado italiano, que no podía irme de allí sin probar; sin duda, es el mejor. Después, un poco de descanso, para madrugar a tomar el primer tren del día, a las 7:25 h, rumbo a Berna, que como en otras ocasiones en Suiza, solo ha sido de paso. Después, un tren a Frankfurt y uno más hasta el destino final; donde por fin comería en serio, en un restaurante mexicano, con un coctel delicioso.

Angela comiendo helado en Gelati SartoriEn Enchilada, Leipzig

Y aunque ha sido un poco cansado, ha sido bueno y feliz, además de exclusivo, porque cuántas veces en la vida se puede decir: ¡he pasado mi cumpleaños en tres países!. Definitivamente, lo mejor de todo es el momento por el cual estoy pasando y las cosas que he podido hacer y compartir, estos últimos días; por eso, también, mi primera vez en Italia será inolvidable y ya pronto se enterarán de ello.

Más allá de que sea el día “soñado”, es un día en el cual hay que renovar intenciones y resoluciones, pensar en lo que significa cumplir años y en lo que se está haciendo con la vida, a los XX años. Para esto, los trenes dejan mucho tiempo y el corazón, mucho espacio.

Espero que como a mi, a ninguno vuelva a pasarle un cumpleaños, sin hacer una pausa, renovarse y reflexionar sobre lo que significa cumplir años.

¿Qué piensas tú de los cumples?, ¿sueles hacer las reflexiones sobre el tuyo?

Anuncios
Categorías: General | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: