Marburg

Segundo día en Marburgo

Después de tantos cuentos e interrupciones, les hablaré un poco más sobre el fin de semana en sí; la idea general del Frauenwochenende, era encontrarnos para caminar; después elegimos Marburgo por lo interesante que podría ser y porque estaba más o menos en el centro de todas; así, nos tomaría a cada una de dos a tres horas, llegar al destino. En total estuvimos nueve, y la pasamos muy bien.

El sábado, después de desayunar, caminamos en la misma dirección hacia el centro, continuando por Barfüsserstrasse hasta Wilhelmsplatz, para pasar a un lado del cementerio y finalmente llegar hasta el extremo donde podríamos encontrar algunos caminos. Empezamos a subir entre las casas, con el castillo siempre a la espalda; no dejan de encontrarse lindas casitas y todo tipo de cosas graciosas, muy frecuentes en esta ciudad.

Subida entre las viviendas

Subida entre las viviendas

Al terminar la pendiente, encontramos el primer mapa del lugar y nos internamos en el bosque; por donde, después de otra pequeña inclinación, llegamos a una intersección de caminos. Son muy típicas en Alemania las rutas para caminar, se encuentran bien marcadas en los mapas y en el lugar, por medio de símbolos puestos en los árboles; también hay señales y carteleras orientativas con información sobre los lugares, principalmente de tipo histórica, con rutas que contienen normalmente la cantidad de kilómetros; por esto, es fácil escoger a donde se quiere ir, cuando no se ha hecho previamente, de acuerdo al tiempo o al interés que puedan tener ciertas zonas.

Señal en el camino

Señal en el camino

Nosotras elegimos seguir en dirección Kirschlehrpfad, por un terreno despejado y con hermosas vistas a la ciudad.

Camino en dirección Kirschlehrpfad

Camino en dirección Kirschlehrpfad

Vistas a la ciudad

Vistas a la ciudad

Las caminantes

Las caminantes

El recorrido terminó muy cerca de donde comenzó el ascenso entre las viviendas y regresamos al centro, por el mismo camino. Comimos y nos fuimos al tour por la ciudad, que comenzó a las 15h en elisabethkirche, que ya me la conocía de memoria, pero aproveché para tomar algunas fotos de los vitrales, ya que la luz a esta hora estaba más favorecedora que en el día anterior; básicamente caminamos por los mismos lugares del recorrido por Marburgo, lo único nuevo de lo que me enteré fue que cada hora en punto, el gallo del reloj del edificio de la alcaldía (ayuntamiento) canta y mueve sus alas, en lugar de hacer sonar clásicas campanadas.

Rathaus

Rathaus

Y aunque estábamos cansadas, no podíamos dejar de visitar el castillo, así que desde aquí, continuamos  hacia ese lugar, subiendo una buena cantidad de metros más.

Camino al castillo

Camino al castillo

Este edificio se construyó con un estilo gótico y gótico tardío y después se le añadieron elementos del estilo renacentista; esto lo convierte en un edificio único y de gran interés histórico. En la actualidad pertenece a la universidad y en su interior se encuentra el museo de historia cultural. En su tiempo, fue la residencia de los landgraves de Hesse.

Landgrafenschloss

Landgrafenschloss

No entramos, así que estando allá arriba, lo mejor era divisar un poco la ciudad. Incluso podía verse la zona por la cual caminamos en la mañana.

Vistas a la ciudad, desde el castillo

Vistas a la ciudad, desde el castillo

A su lado está el Schlosspark, pero tampoco encontramos algo interesante allí, seguro tendrá unas rosas hermosas en el verano; así que nos dispusimos a bajar al café que habíamos visto de subida.

Café del castillo

Café del castillo

No encontramos lugar disponible en su interior y como hacía frío, mejor continuamos e hicimos la pausa en otro lugar, para seguir bajando y llegar finalmente al restaurante, donde esperaba una buena comida, después de tan intenso día.

Camino a casa, una de las chicas se antojó de helado, que desde afuera se veían deliciosos, girando en una vitrina; por lo que entramos juntas al lugar y al momento de pagar, la chica que nos atendió hizo sus cuentas en español y no pude evitar preguntarle de dónde era y resultó ser una colombiana, casada con el italiano, propietario del lugar. Nunca se sabe con quien va una a encontrarse por ahí, y era una desconocida pero no deja de alegrar y de hacer sentir esa conexión que da el ser del mismo país.

Terminamos nuestro segundo día en casa, conversando y viendo algunas fotos.

Anuncios
Categorías: Actividades, Alemania, Marburg, Viajes | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

¿Cuál cuento es cuál?

Al final nadie se animó a adivinar las estaciones de los hermanos Grimm, dentro del “Grimm-Dich-Pfad” o a comentar sobre aquellos cuentos que recordaba, entonces intentaré dar respuesta; aunque todavía recibo ayuda al respecto…

La liebre y el erizo

La liebre y el erizo

Ni sé qué decir, no recuerdo este cuento y mucho menos la relación que tiene ese nombre con dos caballos; tal vez similar a la liebre y la tortuga, pero ese no es de ellos; así que hice un poco de trampa y me fui a buscarlo, encontré el cuento, pero ninguna relación con los caballos.

 

El lobo y las siete cabritas

El lobo y las siete cabritas

Bueno, este si era facilísimo y creo que lo recordamos muy bien; por lo menos en mi casa, era de los más leídos.

 

El príncipe sapo

El príncipe sapo

Pues este fue el príncipe que se convirtió en sapo, y necesitaba el beso de la princesa para poder volver a ser humano; es tan conocido que me da la sensación de que no se llamara así, porque el nombre no me es tan familiar. Pero igual lo conocemos bien.

 

El sastrecillo valiente

El sastrecillo valiente

Me estoy dando cuenta de que en general no recuerdo mucho, el nombre por supuesto, es muy conocido, pero nada más; supongo que un sastre pequeñito y muy valiente; pero ¿cuál será la relación que tiene con estas siete moscas? también tuve que ir a buscarla y encontré que fueron el punto de partida de este hombrecillo, que al matarlas adoptó la frase: siete de un golpe, y con esto consiguió mucho más de lo que se hubiera imaginado.

 

La casa donde vivieron

La casa donde vivieron

Esta fue la casa en la cual los hermanos tuvieron esa pequeña habitación, en la cual vivieron el tiempo de estudio; por lo tanto, una de esas ventanas es por la cual pudieron ver estas calles, en aquel entonces.

 

Escaleras hacia la parte más alta de la ciudad

Escaleras hacia la parte más alta de la ciudad

Estas escaleras, en forma de caracol, se volvieron muy famosas porque era por las cuales debía cruzar Jacob para ir a la universidad o al castillo; están ubicadas al final de la callejuela de la casa y son el camino directo para subir a la otra parte de la ciudad, quedando directamente en Marienkirche.

 

La cenicienta

La cenicienta

Y ni qué decir de esta, creo que en nuestra mente es imposible no pensar en este cuento al ver una zapatilla; como la segunda, estuvo muy fácil, seguro que la habrán adivinado  .

 

Blancanieves y los siete enanitos

Blancanieves y los siete enanitos

Al igual que los mencionados antes, creo que es uno de los de mayor recordación para nosotros; y seguro que no necesita explicación.

Espero que se hayan divertido un poco, recordando historias y cuentos; al tiempo que conocían sobre la vida de estos personajes que tantas cosas buenas nos dieron y de alguna manera siguen dando a las nuevas generaciones.

¡Un buen festivo para todos!

Categorías: Alemania, Marburg | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

Una ciudad hermanos Grimm

Hermanos Grimm

Hermanos Grimm

Marburgo es una ciudad que no deja de sorprender y al final, no tuve que hacer mucho esfuerzo para enterarme de aquello que les dije que les contaría a mi regreso, sobre el mayor de los hermanos, porque  allí se vive un ambiente en torno a ellos; son personajes muy importantes dentro de su historia y eso se nota en cada rincón.

Pese a esto, la información que conseguí no fue mucha, pero al menos sirve para salir de dudas y contextualizarse un poco más con sus vidas. Los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, llegaron a Marburgo para estudiar derecho, y permanecieron en la ciudad entre 1802 y 1805; al parecer Wilhelm llegó en 1803, que es normal, siendo el hermano menor; contaban con muy poco dinero y por esto vivieron en una pequeña habitación, en una esquina de la calle Wendelgasse. Jacob se contristaba por la cantidad de escaleras que debía usar a diario, dentro de pequeñas callecitas, en aquella época sucias y oscuras; por el ladrido de innumerables perros, y por el ruido de los campesinos transportando madera. Sobre Wilhelm no se dice nada.

En este momento se están adelantando en el lugar, diferentes proyectos sobre ellos, principalmente por los 200 años de aniversario de sus cuentos; que hacen parte del patrimonio mundial de la UNESCO.

Entre estos proyectos se encuentra el “Grimm-Dich-Pfad” que recoge los lugares relacionados con los hermanos durante su estancia en Marburgo y esculturas que representan algunos de sus cuentos. En total son 15 estaciones, que se van encontrando al recorrer la ciudad, desde el río hasta el castillo; y que puede convertirse en una aventura por irlos descubriendo poco a poco. Lastimosamente yo no pude encontrarlas todas, porque a veces no es claro, y esta ficha la hallé casi al final del viaje.

De igual manera, con las que pude observar, podremos hacer el ejercicio de adivinar de qué cuento se trata o imaginar qué hacían en ciertos lugares; algunos son muy fáciles, pero otros, todavía no tengo idea de lo que son (ni siquiera viendo el nombre). Así que por favor si alguien se acuerda que nos lo cuente, porque si no, vamos a tener que leer los cuentos de nuevo.

Así que aquí vamos…

 

Der Hase und der Igel

Estación #1

 

Der Wolf und die 7 Jungen Geisslein

Estación #2

 

Der Froschkönig

Estación #3

 

Das Tapfere Schneiderlein

Estación #6

 

Grimm-Wohnhaus

Estación #7

 

Historischer Stadtplan

Estación #8

 

Aschenputtel

Estación #12

 

Schneewittchen (7 Zipfelmützen)

Estación #13

 

¿Y qué tal, has recordado alguno?

¿cuál era el que más te gustaba?

Categorías: Alemania, Marburg | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

La iglesia de santa Isabel en Marburgo

Uno de los primeros edificios representativos con los que me encontré en el recorrido por la ciudad, fue este; y por eso decidí empezar con él, a hablar específicamente de los lugares. También porque podría decirse que es el más importante de Marburgo.

Fue construido entre 1235 y 1283 (exceptuando las torres) sobre la tumba de la santa, y se convirtió rápidamente en el sitio de peregrinación más importante de occidente. A nivel de historia de la arquitectura, es considerada como la más antigua iglesia puramente gótica en Alemania.

El exterior está dominado por los contrafuertes que, alternando con las ventanas, circundan todo el edificio con completa regularidad, volviéndose más grande en la zona de las torres.

Aspecto exterior

Aspecto exterior

Un triple concepto, simbolizando la Trinidad, determinó su construcción: tres son los brazos del coro (el trébol, en planta); tres las naves de igual altura, en el cuerpo longitudinal; y tres son los elementos de la fachada occidental, dos torres e imafronte, donde se abre el portal mayor. También las ventanas son tripartitas.

Fachada principal, con las dos torres y el imafronte

Fachada principal, con las dos torres y el imafronte

La planta es cruciforme, con proporciones armónicas. La unidad de medida es el cuadrado de 10m de lado (puede verse en el plano con el número 11); la duplicación de esta medida, da la altura a las bóvedas y el ancho al cuerpo longitudinal, cuyo corte transversal es también un cuadrado.

Sus ventanas son muy especiales, con vitrales figurativos y ornamentales que datan de los siglos XIII y XIV y dejan notar la transición del  románico al gótico: las figuras románicas son monumentales, con un campo compositivo que es como un tapiz de colores cambiantes al que se integran las figuras y con ornamentación estrictamente heráldica; mientras que las figuras góticas están llenas de movimiento, se separan claramente del fondo y su ornamentación es un delicado naturalismo.

Ventanas con vitrales góticos en el centro

Ventanas con vitrales góticos en el centro

En su interior contiene diferentes figuras, pinturas y altares. Detrás del crucifijo se halla el coro alto, cuya función era separar el ámbito accesible a los laicos, del reservado a los religiosos; en la parte superior posee un arco triunfal de madera policromada.

Interior del templo

Interior del templo

El edificio tenía una triple función: Tumba de Isabel (lugar de peregrinación), tumbas de los landgraves de Hesse (que continúan estando en el lugar) y templo de la orden teutónica. En este momento se conserva el sepulcro donde estuvo el cuerpo de Isabel y el relicario dorado, construido en 1240, para guardar sus huesos. Este último es un sarcófago, que rememora la vida de la santa; no tiene forma de féretro, sino de iglesia, con cuerpo longitudinal y cuatro grandes portales; simbolizando que la institución es “una, santa, católica y apostólica”; rodeándola, se ven las figuras de los doce apóstoles, en el centro Jesús en el trono y en los laterales María con el niño e Isabel, que puede verse por un espejo.

Relicario dorado

Relicario dorado

Después de la reforma luterana, en 1539, el landgrave Felipe ordenó sacar los restos de allí, para evitar las peregrinaciones; se llevaron a un destino desconocido y por eso ahora se encuentra vacío; la cabeza se conserva en un claustro de monjas en Viena. Desde entonces el culto es evangélico, como en muchas de las iglesias alemanas.

Categorías: Alemania, Arquitectura, Histórica, Iglesias, Lugares, Marburg | Etiquetas: , , , , , , , | 1 comentario

Recorrido por Marburgo

La tarea de hablar sobre esta ciudad no será nada fácil, ya tenía cierta idea sobre su relación con algunos personajes y lo típico de sus viviendas; pero estando allá se entiende que hay mucha más historia, detrás de cada peldaño, callejuela y fachada. Este será un recorrido rápido por la ciudad; las impresiones, sensaciones y reflexiones vendrán después, profundizando en algunos de sus lugares.

Iniciaré el relato del viaje desde la llegada a la estación central “Marburg (Lahn)”. Como iba con todas las cosas para el fin de semana, busqué el lugar para guardar mi mochila y poder caminar tranquilamente toda la tarde; pero debido a las obras que se vienen adelantando hace algún tiempo, la estación está en caos y temporalmente no tienen la posibilidad. Así que me fui caminando en dirección a la ciudad antigua, pensando en otras opciones, y diagonal a la Elisabethkirche, la iglesia de santa Isabel, encontré la biblioteca (Stadtbücherei); felizmente pude guardarla allí hasta las 18:30h, que es la hora de cierre de los viernes.

Iglesia de Santa Isabel

Iglesia de Santa Isabel

Visité la iglesia, que tiene entrada libre hasta cierto punto; si se quiere ver lo que hay detrás y las reliquias de la santa, es necesario pagar, con tarifa de estudiante 1,50 euros. Siguiendo con el recorrido, pasé por el antiguo hospital de Santa Isabel, el que construyó para cuidar a los enfermos, aunque ahora solo existe una ruina de la capilla, que estuvo adosada al edificio, en la parte posterior.

Hospital de Santa Isabel

Hospital de Santa Isabel

Continué por la calle Steinweg, que hace parte también de la zona histórica de la ciudad, encontrando diferentes edificios antiguos, donde algunos sobresalían por sus inscripciones y color. Es una calle llena de detalles, donde no se deja de encontrar cosas nuevas cada vez. Como las figuras alusivas a los cuentos de los hermanos Grimm.

Calle Steinweg

Calle Steinweg

En la parte más alta, la calle cambia de nombre y el recorrido se continúa en descenso; entre los edificios históricos, el comercio y los cafés.

Calle Wettergasse

Calle Wettergasse

Después se gira a la derecha y se llega a Markt una plaza donde se encuentra el edificio de la alcaldía o ayuntamiento (Rathaus), una fuente y algunos restaurantes. Algo muy típico en casi todas las ciudades alemanas.

Caminé por los alrededores, para ver qué podría encontrarme por ahí. Me encantan las callejuelas y “perderme” entre los recovecos. Aquí está algo de lo que vi, hasta llegar al café donde haría la pausa para descansar.

Calle al costado de Rathaus

Calle al costado de Rathaus

Calle Reitgasse

Calle Reitgasse

Antigua iglesia

Antigua iglesia

Casa construida en 1911

Casa construida en 1911

Crucé el puente sobre el río Lahn, para caminar hacia el sur, y finalmente regresar en tren a recoger mi mochila.

Río Lahn

Río Lahn

Después el encuentro con las amigas, y el primer día terminó un tanto tarde…

Esta semana seguiré con esta historia, entonces a estar atentos a lo que viene.
¿Qué te gustaría saber sobre mi fin de semana en Marburgo?

Categorías: Alemania, Marburg, Viajes | Etiquetas: , , , | 1 comentario

¡Ya salgo para Marburg!

Como les había contado antes, en breves minutos saldré para allá; iré desde Eisenach, por lo que serán tres horas en tren y estaré llegando al medio día. Ya he preparado un poco el itinerario; quise irme temprano para aprovechar el tiempo, y tener un primer acercamiento a la ciudad, mientras llegan todas las chicas, para empezar oficialmente nuestro Frauenwochenende en las horas de la tarde. Tenemos una reservación para las 20h en el restaurante italiano, Bottega, que pinta bastante bien, allí será el punto de encuentro.

Así que tendré suficiente tiempo para ir avanzando en la lista de lugares más importantes por visitar. Marburgo no hace parte del patrimonio mundial, pero muchos dicen que es de las ciudades más hermosas de Alemania. Cuenta con una gran riqueza arquitectónica y la primera iglesia gótica del país, una gran universidad de la que han salido nueve premios nobel, y donde estudió el mayor de los hermanos Grimm. Ya podré contarles con detalles, a mi regreso.

Dormiremos en Villa in Zentrum a los pies del castillo. El plan será caminar gran parte del sábado, aproximadamente unos 15 kilómetros, por la naturaleza, en cercanías a la ciudad; aunque dependerá también del clima, ya he visto las predicciones climatológicas y parece que todo irá bien, no habrá lluvias. El domingo haremos un recorrido un poco más corto, seguramente por la ciudad, y en la tarde cada una regresará a casa, después de un gran fin de semana.

Desde que llegué a Eisenach y empecé a conocer su historia, dentro de la cual sobresale la santa más grande de Europa: Santa Isabel de Hungría, tuve deseos de conocer esta ciudad, ya que al ir visitando cada uno de los lugares en los cuales vivió, o que tenían alguna relación con ella: el castillo de Wartburg, con su plan, donde cuidó a los pobres y enfermos; el hospital que donó en Eisenach, que ahora funciona como casa de ancianos; el castillo de Creuzburg; el convento de los franciscanos, donde renunció a todas sus riquezas; el interés fue aumentando, y por supuesto, no quería perderme el final, y seguir sus pasos hasta el lugar donde se radicó después, en el cual se dedicó a cuidar a los enfermos, en el hospital que construyó, hasta su muerte.

Hospital donado por santa Isabel de Hungría, en Eisenach

Hospital donado por santa Isabel de Hungría, en Eisenach

Pues ha llegado la hora, y este fin de semana dará para mucho. Así que gute Fahrt nach Marburg! ¡Buen viaje a Marburgo!

Categorías: Alemania, Marburg, Viajes | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: