Fredonia

Mis montañas de colores

Las montañas de Antioquia, casi la mitad de la vida, fueron mi inspiración. Esas que se ven verdes, azules, verde azules; cercanas y alejadas en el horizonte. Cuánta grandeza he encontrado siempre en ellas, cuántas preguntas me han suscitado mientras las contemplo, inquietudes, incertidumbres. Me ha maravillado, además, la manera como han sabido recorrer cada rincón de ellas. Cuando miro un punto fijo, algunas veces me pregunto ¿cómo se llegará hasta allá?.

Estos días en que he pensado en lo que extraño de Europa o lo que, sencillamente, no tengo acá, como el otoño; he estado con la tendencia a examinar con detalle mi alrededor. Y es un privilegio volver a encontrarme, tan de cerca, con esas montañas que me vieron crecer. También, con esto de los nuevos horarios, he encontrado a la par unos nuevos amores: los amaneceres. Desde el día de la caminata al cerro Combia, me gusta abrir la ventana y mirar con cuál es el que voy a encontrarme esa mañana, y ver cómo va cambiando poco a poco, para no dejarse descubrir de aquellos que no han madrugado a verlo. Este fue el de hoy, a las 5:30am y a las 6:15am. ¡Qué gran diferencia!

Amanecer 1    Amanecer 2

Y hablando de montañas y secretos del amanecer, ayer desde el patio tuve uno muy especial. Pocas veces en el año, la claridad de la mañana permite ver a tantos kilómetros de distancia. Se trataba del Nevado del Ruiz, ubicado en la ciudad de Manizales, a gran distancia de aquí. Me costó un poco reconocerlo, porque ha ido cambiando, parece que su nieve se ha ido derritiendo. Ahora se posa sobre él, una fumarola blanca, como indicando su actividad y su presencia.

Nevado del Ruiz, visto desde Fredonia

Y aunque hoy quería hablar de las montañas, que me siguen produciendo muchas cosas bonitas con su presencia; terminé mezclándolas con los amaneceres. Y es que ante esta vista en mi ventana, ya no pude resistirme a hablar de ellos, que combinan perfectos con mis montañas de colores.

Categorías: Colombia, Fredonia, Naturaleza | Etiquetas: , , , , | 2 comentarios

El cerro Combia

Cerro Combia visto desde la zona urbana de Fredonia

Caminar por allí es como volver a esos caminos de niña. Sin duda mi memoria se ha olvidado de casi todo, pero no puede olvidarse de que estuvo ahí. Cuando se es pequeño, y tal vez gracias a la estatura, todas las cosas se ven diferentes, grandes, altas, amplias. Al crecer es como si todo se hubiera hecho más pequeño. Esa es la primera sensación al regresar a un lugar que se vivió en la infancia.

Ubicación y estado actual

El último lugar que me causó esta impresión fue el cerro Combia, ubicado en el municipio de Fredonia, en el departamento de Antioquia, en Colombia. Es triste el estado en el que se encuentra, no recibe mantenimiento y en algunos tramos, sus caminos de antaño han sido intervenidos de manera inadecuada, con escaleras de concreto que vienen a poner en riesgo el hermoso legado que nos han dejado nuestros antepasados. Trabajos cuidadosos que dieron como resultados caminos en piedra, aptos para el tránsito de personas y animales, ahora, con estas obras, empiezan a ver su fin. Además, la montaña cada vez se va metiendo más en el camino, apoderándose de él, tragándoselo poco a poco.

Camino en cerro Combia, Fredonia    Intervencion al camino del cerro en fredonia

La subida y las vistas

Las vistas desde el cerro son espectaculares desde que empieza a subirse hasta llegar a la cumbre. En el último tramo, poco antes de llegar a Cristo Rey, empieza a verse Cerro Bravo, una montaña muy representativa de la región y la preferida para los caminantes, que suelen llegar hasta su punto más alto, para tener la mejor vista que puede obtenerse desde la zona. La cordillera y la sensación de estar en la cuchilla son el espectáculo mayor.

Iglesia principal de Fredonia    Cerro Bravo, Antioquia. Visto desde Combia

Cristo Rey

En el punto más alto de la montaña se encuentra la estatua de Cristo Rey, llevada a este cerro en el año 1927, con motivo del vigésimo quinto aniversario de la paz. Desde sus alrededores puede verse, por un lado, todo el casco urbano de Fredonia, al tiempo que las altas montañas que lo circundan, incluyendo a ella misma. Del otro lado, la cordillera, detrás de una enorme zona verde que inspira y alegra el espíritu; nos hace recordar la maravillosa obra de Dios. Todo es tranquilidad y armonía, disfrutando del paisaje con el más hermoso canto de fondo, el sonido de los pájaros.

Casco urbano Fredonia, Antioquia    Paisaje cordillera central, Colombia

Lo mejor es que todo esto está justo al lado de la zona urbana, por lo que no toma mucho tiempo subir esta montaña cargada de historias y leyendas, que posee una importancia tal, que Fredonia no sería la misma sin el cerro Combia.

Categorías: Actividades, Colombia, Fredonia, Naturaleza | Etiquetas: , , , , , , | 5 comentarios

Un día muy provechoso

Almuerzo en la casa de la cultura

Por estos días me encuentro en Fredonia, un pueblo del suroeste antioqueño, ubicado a un poco más de una hora de Medellín. He venido a visitar a mis tías y familia después de mi regreso a Colombia. Todos saben que no es fácil volver, por eso es mejor tomarse los días con calma. Ya les conté esta semana lo que me he ido encontrando al llegar… si aun no lo han leído, pueden hacerlo aquí.

Pero todo esto, para contarles que hoy fue un día un poco diferente a los demás, porque estuve ayudando en ASOMUF, la Asociación Municipal de Mujeres unidas de Fredonia, su eslogan es: caminando juntas hacia una mejor calidad de vida. Cuentan con tres iniciativas productivas: centro de eventos y gastronomía, confecciones y manualidades. En todos ellos realizan diferentes actividades y ofrecen servicios al público en general, tal como puede observarse en la cartelera del acceso a su sede, ubicada en la carrera 50 #47-42.

Cartelera servicios ASOMUF   

El día de hoy y durante toda esta semana han tenido mucho trabajo, porque las han contratado para suministrar los refrigerios y la comida de la semana de la cultura que se está celebrando aquí, por los 183 años del Municipio, y que está siendo organizada por la casa de la cultura. Debían entregar 60 almuerzos al medio día, por lo que trabajaron desde temprano, de manera muy coordinada y alegre. Yo también tuve que ponerme el delantal y el gorro, y terminé sirviendo la torta de plátano del menú, horneada con bocadillo y queso.

Mujeres de ASOMUF, haciendo almuerzos y refrigerios    Angela en ASOMUF

Después de empacar, fui a entregar una parte de los almuerzos, que ya esperaban hacía un rato; para los jóvenes participantes del encuentro municipal de danzas y folclor, invitados de diferentes partes de la región. Las demás fueron llegando con las otras bolsas, al tiempo que los chicos se iban disponiendo en las mesas para comer. No sé en qué terminó el evento, pero estoy segura de que todos quedaron encantados con el almuerzo.

Mujeres de ASOMUF, empacando almuerzos    Casa de la cultura Fredonia

Cuando regresé a la sede de ASOMUF me enteré de que yo me había ganado también uno, por la ayuda, y por eso, puedo asegurar que estaba delicioso; hasta me atreví a repetir. Después de comer, a descansar y organizar, para juntas dar término a un día muy provechoso.

Categorías: Colombia, Fredonia, General | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: