Tarrasa

Terrassa, textil y modernista

Tarrasa es un municipio ubicado a  pocos  kilómetros de Barcelona, su nombre en Catalán es Terrassa. Es posible llegar hasta allí desde la estación de Sants, con Renfe; o desde plaza Cataluña con los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña, FGC. El trayecto es de aproximadamente 45 minutos, con paisajes diferentes entre una y otra ruta.

Si se elige subir en Renfe, el recorrido del tren termina en la estación del norte; donde antiguamente llegaban los comerciantes, para adquirir las telas y otros productos de la industria. Bajaban hacia el centro por la carrera del norte, donde estaban dispuestos los almacenes y algunas viviendas de los personajes relacionados con la industria textil, encontrando rápidamente lo que buscaban. Se dispuso de esta manera, debido a que las fábricas se encontraban más alejadas.

La llegada del tren a Terrassa, el 16 de marzo de 1856, favoreció el desarrollo de la ciudad industrial; ya que permitió la llegada del carbón y de las materias primas, y la salida de los productos manufacturados.

Estación del norte, Tarrasa

Si se transita por la misma calle, se puede observar el almacén Corcoy, en un estado avanzado de deterioro; fue diseñado por el arquitecto Melcior Viñals i Muñoz a comienzos del siglo XX; cuenta con una tipología original para este tipo de edificios, con planta baja y un elemento central que forma un segundo piso.

Almacén Corcoy, Tarrasa

Al llegar a la plaza Saragossa, se encuentra el almacén Joaquim Alegre, el más emblemático de la ciudad, construido por Lluís Muncunill y su lenguaje modernista. Tiene arcos elípticos, definiendo la fachada y cuenta con planta baja y dos pisos más. Su construcción fue encargada por el señor Alegre, para ser el almacén de la fábrica donde en este momento se encuentra el museo de la ciencia y la técnica de Cataluña.

Posteriormente, fue comprada por el señor Pau Farnés, quien la convirtió en archivo fotográfico, utilizando sus propias fotografías, a las que rápidamente se fueron sumando las de los demás habitantes; incrementando el inventario. Además, él mismo, cuando empezó el cierre de las fábricas, fue personalmente a pedir que le regalaran los libros de contabilidad, muestrarios y demás documentos, que iban a botar; y los guardó durante años; gracias a ello, en este momento se encuentra toda esta información en el museo.

El edificio se conserva como antiguo y en él continua funcionando el archivo fotográfico de la ciudad, donde realizan exposiciones, hacen nuevas fotos, reciben las antiguas que les van donando y cada año publican un libro con las noticias y fotografías del mismo; de esta manera velan por el patrimonio material e inmaterial del municipio. Ayer se inauguró la exposición sobre la historia de Terrassa a través del arte de los jóvenes.

Almacén Joaquim Alegre, archivo fotográfico de Tarrasa

En la esquina contigua se encuentra el antiguo vapor, de 1888, que estaba ubicado en tres cuadras, que se arrendaban a las empresas, quienes aprovechaban la fuerza motriz de la máquina de vapor para producir principalmente los tejidos de lana. Solo se conserva, parcialmente, la que hace esquina, conformando ahora una plaza. Es la nave industrial más antigua, con un sistema constructivo en estructura metálica con pilares fundidos y vigas de acero.

Cuadra de vapor ventalló

Fachada lateral, cuadra de vapor, Tarrasa

Al costado está la antigua fábrica y almacén Marcet i Poal, el edificio del almacén, destaca por la decoración de la cornisa en cerámica y su estilo modernista en balcones y rejas, fue diseñado por el arquitecto Josep Maria Coll i Bacardí en 1914; actualmente la ocupan oficinas de la Generalitat. La nave industrial entró a sustituir a la anterior, que se había destruido en un incendio, fue obra de Lluís Muncunill y por lo tanto se pueden observar en ella, las características de su arquitectura industrial, con muros y elementos decorativos de ladrillo a la vista y frontón triangular superior.

Almacén Marcet i Poal, TarrasaFábrica Marcet i Poal, Tarrasa

En la siguiente calle, se encuentra la cuadra de la fábrica Izard, que es la única nave que se conserva, donde se hicieron los trabajos de tintes; diseñada por el mismo Lluís, destacan las bóvedas de la cubierta, de ladrillo plano, coronadas con claraboyas. Se rehabilitó en 1982, para ser utilizada como la sala Muncunill, un homenaje a su arquitecto, hasta la actualidad.

Cuadra de la fábrica Izard, Tarrasa

Yo había estado allí en más de dos ocasiones, pero solo conocía las calles que me conducían desde las estaciones, hasta la universidad; me alegra haberme tomado el tiempo de recorrerla, porque encontré, como siempre, mucho más de lo que me hubiera imaginado. No tuve tiempo de ir al museo, por lo que les quedaré debiendo el final; al igual que el recorrido por la Tarrasa medieval y moderna, con abundantes esculturas como en Rotenburg y algunos otros sitios de interés. Así, que por ahora, nos quedamos solo con esta Terrassa, textil y modernista.

Categorías: Arquitectura, España, Modernista, Tarrasa | Etiquetas: , , , , , , | 1 comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: