Viajes

Ingresar a Alemania sin visa

Conocer AlemaniaComo desde diciembre de 2015 los colombianos no necesitamos visa para entrar en el espacio Schengen, están surgiendo algunas dudas sobre lo que debe tenerse en cuenta para entrar sin problema, ya que el haber abolido la visa no da un derecho a ingresar automáticamente, sino que es decisión de cada país el admitir o no a las personas que llegan.

Normalmente, en migración hacen preguntas sobre la idea del viaje, qué se quiere hacer y ahora también, con qué dinero va a realizarlo. Además, piden documentos que lo demuestren, por eso, es importante conocer con exactitud lo que solicita cada país, al querer entrar a él. La estancia debe ser en total de máximo 90 días, contados no por entrada, si no por semestre.

¿Cuánto dinero necesito?

Dentro de los requisitos generales, se debe contar con una suma aproximada de entre 40 y 100 euros diarios (45 para Alemania, 63,33 para España…). Y esto debe demostrarse, por ejemplo con tarjetas de crédito y euros en efectivo.

En Alemania, o sea entrando por Frankfurt, aceptan también como comprobantes los extractos bancarios de (al menos) los últimos tres meses, carta laboral, comprobantes de pago del salario y un Verpflichtungserklärung, que explico a continuación.

¿Hotel o casa de amigos?

En el caso de querer visitar a amigos o familia residentes en Europa, la cancillería colombiana recomienda tener una carta de invitación oficial, en físico, original y autenticada por la autoridad administrativa del país de entrada (comisaría, alcaldía, según el caso) ya que en muchos casos, los funcionarios no tienen en cuenta E-mails, ni hojas explicativas (con seguridad en España y Francia).

En Alemania esto correspondería a un Verpflichtungserklärung, que es un documento que elaboran en la alcaldía, por un costo de 25 euros y con esto el residente en Alemania se hace responsable de la manutención del viajero durante su estadía. Sin embargo, un Einladungsschreiben es suficiente. O sea una carta de invitación informal, que contenga la dirección, la relación entre las personas y la firma. No tiene que ser ni original, ni apostillada; puede ser escaneada.

Si se va a dormir en hostales u hoteles, se deben presentar las reservas de cada día. Mejor si van acompañadas de un plan de viaje completo. Con esta opción, los recursos económicos deberían ser mayores.

¿Qué otros documentos?

– Tener el tiquete de regreso, comprado e impreso.

Pasaporte nuevo, con una vigencia no menor a tres meses después de la fecha prevista de salida. Debe ser el nuevo, de lectura mecánica o electrónico. Desde finales de noviembre del año pasado no se puede viajar con el pasaporte viejo.

Seguro médico con mínimo 30.000 euros de cobertura, por accidente o emergencia. No es obligatorio, pero sí recomendado. Lo mejor es aprovechar el que tiene la tarjeta de crédito, aunque normalmente solo es por 60 días, así que hay que pensar en el resto, si va a quedarse más tiempo. Se debe comprar el tiquete con ella, para poder estar cubierto.

Preguntas comunes

¿Me puedo quedar más de noventa días o trabajar aprovechando la entrada como turista?

No. Si se queda más del tiempo permitido en un estados Schengen o trabaja después de haber entrado como turista, estará como ilegal. Podrían expulsarlo y en el futuro, negarle la entrada a Europa.

¿Puedo ingresar como turista y estando en Alemania, solicitar un permiso de residencia para trabajo, estudio o reunificación familiar ?

No. La posibilidad de entrar sin visa es solo para hacer turismo, participar en actividades culturales o deportivas o hacer estudios de corto plazo. Si la idea es llegar a vivir a Alemania o a otro país Europeo, se debe gestionar una visa nacional en su país actual de residencia. Una vez estando en Europa sin visa, tendría que regresar a su país a gestionarla. Si este es el caso, puede revisar aquí el paso a paso.

¡Y ahora, a planearlo todo! porque si se hacen bien las cosas y se prepara bien el viaje no tiene porque tenerse ningún problema al ingresar a Alemania sin visa.

Anuncios
Categorías: Alemania, Países, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | 15 comentarios

Una lectura al antiguo Bilbao

City Hall-Mairie. Bilbao

Bilbao es una ciudad del norte de España, ubicada en el País Vasco, fue fundada en el año 1300, en los alrededores de una ría; lejos del mar para protegerlo de ataques y tormentas. Su casco urbano estaba compuesto por siete calles y fuera de las murallas, se encontraban tres arrabales. Poco a poco, la villa fue creciendo hasta no tener más lugar, teniendo que continuar con la expansión hacia el exterior.

Las casas medievales estaban ubicadas en pequeños solares y se construían de madera, por ser un método rápido y económico. Debido a esto, la ciudad sufrió varios incendios a lo largo de su historia, que obligaron a reconstruirla cada siglo.

Históricamente hablando, esto es lo único que sé, pero es quizás suficiente, porque muchas de sus imágenes hablan por sí solas, dejando entrever los siglos a través de los cuales se ha mantenido en pie. Para poder leer esto, hice un pequeño recorrido por su casco viejo y estos fueron algunos de los lugares con los que me encontré.

1. Teatro Arriaga. Bilbao   2. Pequeño palacio Arana. Bilbao

Yo había entrado al casco antiguo por el puente del arenal, por esto, la primera imagen que tuve fue la del teatro Arriaga, y, casi de inmediato, la del pequeño palacio Ariana, al continuar por una callecita que me llevaría hacia el punto central. Mi idea era llegar a la catedral de Santiago,  y el cometido lo logré de manera rápida, al arribar directamente a la plaza de su mismo nombre.

4. Plaza Santiago   3. Catedral de Santiago

Al estar de este lado, en el “centro del centro”, puede observarse el comienzo de un trazado más ortogonal de la ciudad, que va desde este punto hasta la ría y corresponde al trazado antiguo, al de las “siete calles” que componían el casco urbano original. Hasta el momento, yo había caminado por una diagonal que hace parte del posterior trazado urbano, donde todas vienen a confluir en la catedral –o mejor, nacen de ella- haciendo evidente la importancia que se le dio a la misma en la planificación de la expansión de la ciudad.

Le di la vuelta a la catedral, para regresar por una calle diferente; por allí me encontré a la iglesia de los santos Juanes y en una gran plaza (creo que plaza nueva), un edificio que llamó mi atención; como no dejaron de hacerlo las callejuelas, que me evocaron un poco a Barcelona. Finalmente, llegué por un costado, a la iglesia de san Nicolás, que parece ser la vigilante del centro histórico.

5. Iglesia de los santos Juanes. Bilbao   6. Edificio en Bilbao

7. Callejuelas centro histórico de Bilbao   8. Iglesia de san Nicolás. Bilbao  

Sin más, espero que hayan disfrutado de este pequeño recorrido, haciendo conmigo, una lectura al antiguo Bilbao.

Categorías: Arquitectura, Bilbao, España, Urbanismo, Viajes | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

El palacio de la Magdalena

El palacio de la Magdalena, Santander.

Este hermoso palacio, que acaba de cumplir sus 100 años, está ubicado en la ciudad de Santander, España. Dentro de la península de la Magdalena, que conforma un paisaje exclusivo y pintoresco, dentro de la región de Cantabria. En 1912, todo el conjunto fue regalado, por la ciudad, a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia y en 1977 volvieron a hacer parte del patrimonio de Santander. El jardinero mayor del rey, Juan Gras, fue el encargado de proyectar todo el parque y los caminos se construyeron de acuerdo al antiguo velódromo.

Cualquiera puede visitar la península de la Magdalena, ya que esta tiene acceso libre. Al cruzar por la antigua puerta, es posible encontrarse con un tren turístico que realiza un viaje por todo el lugar; aunque pienso que es mejor conocerlo caminando, para no perderse ningún detalle.

Tren turístico, península de la Magdalena, Santander

La mejor forma de iniciar el recorrido es por el lado izquierdo, de esta manera se empieza a subir, observando el hermoso paisaje y rápidamente, se llega al mini zoológico al aire libre, que contiene varias especies marinas en su interior. Este funciona desde el año 1985 y es posible ver a los animales en un entorno natural, con gran espacio; mientras se van contemplando las maravillosas vistas al mar.

También es posible aprender sobre cada una de las especies, sus nombres y las diferencias fundamentales entre ellas. Por ejemplo, aquellos que nos parecerían unas focas, son en realidad leones marinos. Estos pueden utilizar sus aletas traseras para caminar, tirándolas hacia adelante.

Después de recorrer todo el mini zoo, al continuar caminando, se encuentra el museo del mar, que contiene los galeones y la balsa, utilizados por Vital Alsar en su singladura del pacífico de 1970.

Pingüinos en el zoo de la península de la Magdalena     Leones marinos en el zoo de la península de la Magdalena

Los galeones utilizados por Vital Alsar en  1970.La balsa de Vital Alsar en su singladura del pacífico de 1970.

Se continua ante vistas impresionantes y antes de terminar de subir, ya empieza a observarse de a poco el palacio. Este fue diseñado por los arquitectos Javier González Riancho y Gonzalo Bringas y construido entre 1909 y 1911 para albergar a la familia real. En 1913 se amuebló, empezando a ser utilizado de inmediato como residencia de verano. El edificio es de piedra con cubiertas de pizarra y su estilo tiene influencias inglesas y francesas, con algunos toques de la región.

vistas al mar, camino al Palacio de la MagdalenaPalacio de la MagdalenaEntrada al Palacio de la MagdalenaInterior del Palacio de la Magdalena

Al llegar por este costado, se puede ver la fachada posterior, que es la entrada que se utiliza en la actualidad para acceder a él. Entre julio y septiembre no es posible visitarlo, ya que en este periodo el palacio se convierte en la sede de los cursos de verano de la UIMP.

Alrededor del palacio, las vistas siguen siendo encantadoras. Entre sus enormes acantilados y la isla del Mouro.

Península de la MagdalenaIsla del Mouro. Península de la Magdalena

En su entorno cercano, puede encontrarse además, el faro de la cerda, la antigua casa del administrador real, las caballerizas, convertidas ahora en residencias para estudiantes, y algunas playas. Una gran zona verde, ubicada a la entrada del conjunto, es utilizada en algunas ocasiones para eventos y como lugar de conciertos. Aunque sin duda, la vista más exclusiva e irrepetible de todo este lugar será siempre la fachada principal del Palacio de la Magdalena.

Fachada principal del Palacio de la Magdalena

Categorías: Castillos, España, Lugares, Santander, Viajes | Etiquetas: , , , , , , | 2 comentarios

Descubriendo a Santander

Empezaré a hablar de este viaje desde el principio y lo primero será aclarar lo que también estuvo siempre en mi cabeza, hasta este día, al escuchar esta palabra. No se trata del departamento de Santander, de mi hermosa Colombia, sino de una ciudad española, capital de la comunidad autónoma de Cantabria; donde curiosamente, para mi, se le dice a sus habitantes santanderinos y no santandereanos, como lo hacemos nosotros. Y tenemos en común el océano atlántico.

Lo segundo, es cómo llegar hasta Santander desde Barcelona. La mejor opción que encontré fue un vuelo de Ryanair, que va directo desde el Prat, y tiene una duración de una hora; además, se vuela todo el tiempo sobre España, por lo que resulta entretenido.

España desde el aire. En vuelo Barcelona-Santander

Al llegar, había justo al frente de la salida un punto de información; yo quería un plano de la ciudad y preguntar cómo llegar a la misma; solo tenía la información de googlemaps y en ese momento entendí que no era correcta, la estación más cercana del tren, se encuentra a un kilómetro, por lo que no es opción. Desde el aeropuerto de Santander sale, cada media hora (en punto y a y media), un autobús que conecta con la estación de buses de la ciudad, en 10 minutos y con un costo de 2,20 euros. Recibí también un plano general, con toda la información de interés para conocer Santander y visitar sus principales lugares.

Bus del aeropuerto de Santander, España

Como había ido a la ciudad para realizar el curso de verano de la UIMP, con la beca que me había ganado en Ágora, me dirigí al hotel asignado, caminando por la calle castilla; estaba muy cerca de allí. Fui muy bien recibida y me sorprendió que el señor me entregara mi carné para ir a cenar esa misma noche, porque me habían dicho que lo recibiría al día siguiente, al entregar los documentos de la matrícula. Desde allí, se empieza a apreciar la calidad y buena preparación de los mismos. Subí al cuarto, me encontré con la chica que lo compartiría, y decidimos salir muy pronto para conocer el centro y después irnos al palacio.

Empezamos a caminar por la zona, los edificios antiguos y su historia, nos fueron atrayendo. El banco de España, el edificio de correos, la catedral y su capilla baja; incluso la estatua del hombre que dio nombre a la ciudad, Santander; al entrar a la plaza porticada.

Banco de España en Santander     Edificio de correos. Santander, España

Iglesia del cristo, catedral de SantanderEstatua de Santander, en plaza porticada

Después, nos dirigimos hacia el mercado del este, donde se encuentra otro punto de información de la ciudad. Entramos para preguntar sobre el transporte urbano, ya que lo utilizaríamos mucho. El costo por trayecto es de 1,30 euros, pero comprando -por 1,00 euro- la tarjeta TUS transporte urbano de Santander, se paga menos de la mitad; así, que esa era la mejor opción para viajar en los siguientes días. Fuimos a un kiosco a comprarla, lo mínimo que puede recargarse es 6,00 euros y puede compartirse si se quiere; además, cuando se devuelve, se recibe nuevamente el euro pagado por ella. No hay disculpa para no hacerse con la tarjeta y ahorrar en los viajes.

Continuamos con el recorrido, esta vez hacia el puerto, encontrándonos con el emblemático edificio del banco Santander; antes de llegar al paseo de Pereda, con sus famosos jardines. En ese momento, decidimos descansar un poco, por lo que tomamos un bus hacia la magdalena; desde ese punto, casi todos pasan por allá.

Edificio principal del banco Santander

Al llegar a la parada del autobús, se debe caminar un par de cuadras hasta la entrada general de la península de la Magdalena. Después, dependiendo del camino elegido, pueden ser otros 10 o 15 minutos hasta la entrada del palacio. Nosotras elegimos el camino de la izquierda, es el más bonito y el más largo; de ahí en adelante, usamos siempre el de la derecha, para subir pronto.

Llegamos directamente al comedor y allí nos quedamos recargando energía hasta que casi habían cerrado. Para cuando habíamos acabado con todo, ya había oscurecido.

Vista nocturna de la entrada al palacio de la Magdalena

Salimos pronto de allí, para terminar de dar la vuelta a la bahía y llegar al sardinero. Pero solo un ratito, porque aunque la noche apenas comenzaba y se estaba celebrando la semana grande de Santander; nosotras debíamos madrugar para el inicio de nuestros cursos.

Al final, se nos alargó un poco, pero eso se los mostraré después; aun queda mucho por contar sobre este gran viaje: los cursos, el puerto, las fiestas y otros más; para poder decir, sin ninguna duda, estamos descubriendo a Santander.

Categorías: España, Santander, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Recorrido fotográfico por el centro de Génova

Visitar el centro de Génova es una tarea más o menos sencilla de realizar, porque todo se encuentra relativamente cerca entre sí. Lo mejor es venir preparado, porque al parecer, en Italia no tienen planos de las ciudades, para visitantes; el único que pude conseguir fue el de los trenes turísticos, que parten del acuario.

Mi recorrido por el centro histórico, inició desde el puerto antiguo, donde estuve para ver las intervenciones de Renzo Piano; por lo que, el primer edificio con el que me encontré, fue su conocido palacio San Giorgio, que se encuentra justo al frente del acuario y al costado de una gran plaza.

Palacio San GiorgioPlaza frente al acuario de Génova

Caminando por via fonte reale, se llega a la plaza Banchi, donde está ubicada la iglesia San Pietro in Banchi, cargada de historia; al costado de la misma se puede continuar debajo del arco y girando a la izquierda, a través de sus típicas callecitas, hasta llegar a la catedral de San Lorenzo, uno de los edificios más representativos de Génova; en su interior se encuentran el museo diocesano, el museo del tesoro y las cenizas de San Juan Bautista.

Iglesia de San Pietro in Banchi, en GénovaCatedral de San Lorenzo en Génova

Continuando por la vía san Lorenzo, entre edificaciones antiguas y plazas, se llega a ver el palacio ducal desde lejos, antes de entrar a la plaza de Ferrari, donde están algún otros edificios representativos y una gran fuente central. Es posible deleitarse un momento en este lugar, contemplando la arquitectura y la historia alrededor.

Después, se puede retornar a la misma vía, para continuar hacia la porta soprana, un arco de la arquitectura medieval, que constituía la antigua puerta de acceso a la ciudad. Después de atravesarla y casi a su costado, se encuentra la casa de Cristóbal Colón, con una estructura aporticada en su patio, que fue construida posteriormente. Es muy pequeña y da cuenta de la humilde condición en que vivía el personaje, a las afueras de la ciudad.

 Palacio ducal, GénovaFuente en la plaza de Ferrari, GénovaPorta soprana, GénovaCasa de Cristóbal Colón en Génova

Ya estando de este lado de la ciudad, se debe continuar la visita a los jardines de las carabelas de Colón, allí están la pinta, la niña y la santa María; detrás del arco del triunfo de la plaza de la victoria. Otra típica plaza genovesa, frente a la cual se encuentra la estación principal de trenes.

Y si aun no ha sido suficiente, se puede seguir caminando por ahí, perdiéndose por sus callejuelas, mientras se disfruta de los detalles de sus edificios y puede encontrarse, incluso, en alguna estación de metro, los cimientos de la ciudad antigua. Seguro encontrarán muchas más cosas, pero con esto, termina mi recorrido fotográfico por el centro de Génova.

El jardín de las carabelas de colón en GénovaArco del triunfo, plaza de la victoria, GénovaEstación principal de trenes en GénovaEdificio en GénovaCielos de las galerías en GénovaCimientos de la ciudad antigua en Génova

Artículos relacionados:

De Barcelona a Génova en barco

Génova, la ciudad de Renzo Piano

Categorías: Génova, Italia, Viajes | Etiquetas: , , , , , , | 2 comentarios

De Barcelona a Génova o viajando por primera vez en barco

Angela en el barco Splendid, rumbo a Génova

Desde Barcelona hay muchas formas de llegar a Génova, Italia. Yo elegí el barco porque se trataba de una buena posibilidad de viajar, sin tener que hacerlo en avión. Cuando hablo de que fue mi primera vez en barco, me refiero a un viaje en serio, donde inicio en un destino y termino en otro, usándolo como un medio de transporte. Muchas veces, he estado en situaciones similares, aunque de otras magnitudes; por diversión o turismo, por cortos lapsos de tiempo. El barco en el que viajé en esta ocasión era enorme, contaba con nueve plantas y solo lo había visto antes en películas, tal vez únicamente en Titanic.

Por aquello de economizar, pensé mucho en si pagar por un camarote o no, y estoy convencida de haber tomado la decisión correcta. Fue un viaje de 19 horas, que incluía una tarde completa y una noche; si dormía bien, estaría descansada y podría aprovechar todo el día siguiente; y más que esto, me atormentaba pensar en las maletas, no quería estar todo el tiempo cuidándolas y no estaría tranquila por ahí mientras las dejaba solas.

Así que elegí una cama, en camarote para cuatro mujeres, aun con la duda de si recibiría una llave para salir de él sin temor. Al final, fue como tener una habitación privada de hotel, porque aunque esta vez sí la esperé, nunca llegó otra chica. Esto me dio la libertad para conocer todos los espacios, caminar y tenderme por ahí a leer, escribir o ver las actividades de los demás. Y esta es mi mayor recomendación, si van a viajar en barco, por favor no se ahorren los 15 euros del camarote, vale la pena pagarlos y sacarle el mejor provecho al tiempo a bordo. Eso sí, muy seguramente si hubiéramos estado las cuatro, no hubiera sido tan tranquilo y confortable.

Acceso al camarote en el barco Splendid de GNV a GénovaCamarote en el barco Splendid de GNV a GénovaBaño del camarote en el barco Splendid de GNV a Génova

El barco cuenta con diferentes espacios comunes, aunque no muy apropiados para trabajar en el portátil o leer, excepto las zonas al aire libre, dispuestas con sillas para asolearse. También se puede estar en los restaurantes o locales de comidas. Además, existen varias opciones para los niños, como el salón Peter Pan y las actividades de baile con seguimiento.

Terraza trasera en el barco Splendid de GNVTerraza lateral barco

Heladería en el barco SplendidRestaurante Italia en Barco Splendid de GNV

Sala Peter Pan, para niños, en el barco Splendid de GNVActividades para niños en el barco a Génova

Me habían dicho que la comida era carísima, por lo que me fui preparada con todo lo necesario y un poco más. Por esto, no me enteré bien de los precios, aunque de paso por la entrada del restaurante, alcancé a notar algunos platos por 5,50 euros, que diría que están bien de precio y pueden ser una buena opción para quienes no les gusta cargar muchas cosas.

Mi experiencia a bordo fue tan buena, que la repetiría sin dudarlo; eso de poder caminar, dormir, meditar, contemplar el mar, trabajar, escribir, leer y otros más, mientras se viaja, es incomparable. Si hasta puede una llegar a olvidarse que está dentro de un barco… Definitivamente, aquellos serán unos días inolvidables, en el Splendid, viajando por primera vez en barco.

Barco Splendid de GNV en el puerto de Barcelona

Categorías: Viajes | Etiquetas: , , , , , | 9 comentarios

Mi primer encuentro con la arquitectura

Muy cerca de los inicios del blog, en mi segundo encuentro con la arquitectura, les había prometido hablarles de la zona en la cual viví al llegar a Barcelona; y es que fue una bendición muy grande que hubiera sido allí y no en otro lugar.

Al salir del metro por primera vez, en la estación Glòries; después del trayecto desde el aeropuerto y llevando una de mis maletas; tuve ese primer contacto con la ciudad. Lo primero que vi, fue la torre Agbar, de Jean Nouvel, esa a la que todos llaman “el pepino gigante” y cosas por el estilo; que alberga la compañía de aguas de Barcelona y que ya no perdería de vista, ni siquiera desde el balcón de mi nueva casa; podía entonces empezar a vislumbrar, lo que sería vivir entre grandes obras de la arquitectura.

Una imagen que podía tener también muy fácilmente, desde casi cualquier calle del barrio era esta:

Torres grúa de la sagrada familia

y es que son tal vez las torre grúas más famosas del mundo, que llevan ahí mucho tiempo y permanecerán por lo menos otros 13 años; ya que aunque es una tarea difícil, quieren terminar el templo para la celebración del centenario de la muerte de su arquitecto: Antoni Gaudí. Y para quienes aun no lo reconocen, se trata del temple expiatori de la sagrada familia, su más importante obra y en la que invirtió sus últimos años de vida.

Y al verla de lejos, qué ganas tenía de llegar hasta allá; pero ya saben que por esos días, solo podía estudiar; además, de tener que buscar mi segunda maleta, que Iberia había perdido no sé dónde; por lo cual tuve que esperar ansiosamente toda la semana. Y por fin llegó el domingo, para ese entonces ya habían ubicado mi equipaje y eso era un avance; y en la universidad estaba más acoplada. Por lo tanto, podría por fin visitarla o por lo menos, tener el privilegio de mirarla de cerca.

Fue un momento sorprendente, una vez más, era increíble aquello que estaba viendo, ¡y de semejante tamaño! una obra hermosa; visita obligada en la ciudad. Aunque esta vez, yo solo quería contemplarla desde afuera, eso ya sería demasiado para mí; después tendría suficiente tiempo para su interior. Sin embargo, me acerqué a preguntar, no con la idea de entrar, sino solo de asistir a misa; y así llegué a la cripta, con ese privilegio de tener mi primera eucaristía, precisamente en el templo de la sagrada familia; tratando de evitar distraerme, ante tantos detalles. La cripta, es el único espacio que tiene entrada gratis, y se puede visitar libremente en horario diferente al de las celebraciones.

La sagrada familia, vista desde el parque Gaudí

La sagrada familia, vista desde el parque Gaudí

Así, en el templo expiatorio de la sagrada familia, en Barcelona; tuve mi inolvidable primer encuentro con la arquitectura.

Y a ti, ¿qué encuentro te gustaría tener con la arquitectura?

Categorías: Arquitectura, Barcelona, Viajes | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Una visita a los museos GRASSI

Entrada principal a los museos GRASSI en Leipzig

Los museos GRASSI en Leipzig, deben su nombre al comerciante y mecenas Franz Dominic Grassi, que con su legado hizo posible su primera construcción, en la antigua plaza del rey. El edificio acoge en su interior a tres museos: el museo de artes aplicadas, el museo de etnografía y el museo de instrumentos musicales. El primer miércoles del mes tiene entrada libre, se pueden adquirir audioguías solo en inglés y alemán por 2,50 euros y si se quieren tomar fotos en el interior, deben pagarse otros 2,50. Se encuentra ubicado en Johannisplatz 5-11, a un costado del anillo que conforma el centro de la ciudad.

Mi visita comenzó en el mostrador, donde solicité la entrada para los tres museos; la señora me las dio muy amablemente pero me advirtió que eran bastante grandes como para alcanzar a recorrerlos en tres horas, y tenía razón. Aunque tuve tiempo para visitar dos de ellos y la primera exposición del tercero. Así, que aquí va un corto resumen de cada uno de ellos.

Museo de artes aplicadas

Aquí les hablaré solo de la exposición De la antigüedad clásica al historicismo; ya que fue bastante interesante, por permitir leer los cambios de la historia, a partir del arte. Se encuentra dentro del museo de artes aplicadas y cuenta con 30 salas, que pretenden reflejar cómo las necesidades básicas de vestirse, asearse y adornarse, sumadas a la creación del hogar y el entorno, siguen estando presentes en la vida del ser humano; por lo tanto, es posible vislumbrar estos aspectos en las distintas épocas, a medida que se transita a través de ellas. Incluyen la antigüedad clásica y tardía, la edad media, el gótico, el gótico tardío, el renacimiento (en Italia, Alemania y Leipzig), el barroco, el rococó, el clasicismo y por último, el historicismo. Dejando ver cambios en los hábitos humanos, influencias de diferentes culturas, utensilios de cocina, vestimenta, muebles, entre otros; y el paso de un estilo a otro, con sus particularidades y componentes. Es una de las cuatro exposiciones con las que cuenta este museo, cuando visite las otras tres, se los contaré.

Museo de instrumentos musicales

El recorrido por el museo de instrumentos musicales se realiza de una manera muy similar, dentro de la exposición permanente: En busca del sonido perfecto, que contiene la más grande colección de instrumentos musicales (creo que de Alemania) y presenta las más importantes épocas de la historia de la música y los instrumentos, desde el renacimiento, hasta el nuevo renacimiento; incluyendo los periodos barroco, clásico, Biedermeier y romántico; también los instrumentos mecánicos de finales del siglo 19 y los eléctricos, del 20. Presenta a varios de los personajes representativos en la historia, como Heinrich Schütz, Bartolomeo Cristofori y Johann Sebastian Bach, con algunos de sus instrumentos; aunque la mayor colección personal de Bach se encuentra en Thomaskirche, la iglesia de santo Tomás. También posee una sala, tipo concierto, que expone algunos tesoros musicales en sus laterales, y donde sucedía, en ese momento, un ensayo de varios músicos, tocando una hermosa melodía; por lo que me quedé observando los instrumentos detenidamente, disimulando un poco, para poder escuchar más.

Museo de etnografía

Por último, el museo de etnografía, que es el más grande y cuenta con diferentes salas, donde están distribuidas las exposiciones de todos los continentes. Lo que más me llamó la atención, dentro de él, fueron las reproducciones a escala humana de viviendas, en zonas rurales, de diferentes culturas; que permiten experimentar más de cerca la vida de los pueblos; también un cuarto de té, chaikhanas, en Uzbekistán, con todos sus ornamentos. Es una amplia colección, que contiene todo tipo de artículos: dioses de la india, máscaras del teatro de Sri Lanka, farmacia de China, vestimentas de casi todo el mundo y algunas cosas más.

Edificio de los museos GRASSI en Leipzig

Después de tres horas de recorrido y un amplio conocimiento recogido, terminó mi visita a los museos GRASSI; tres, de los más de 50 museos, que hay para ver en Leipzig.

Categorías: Alemania, Leipzig, Lugares, Museos, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , | 1 comentario

Viajando a 330 kilómetros por hora

Estación de trenes en Colonia

Hace tal vez 14 años, hice mi último viaje en tren, en Colombia; en el que salía desde Medellín hacia Puerto Berrío, pasando por Cisneros; es toda una lástima que haya dejado de operar, ¡qué buenos paseos nos hicimos en él!. En  Colombia no tenemos este medio de transporte, desde hace mucho tiempo, para la gente del común; se piensa que es obsoleto y, por lo tanto, el sistema férreo ha entrado en desuso; hay también algunas razones técnicas. Se utilizó mucho tiempo para las mercancías, productos y personas, y nacieron por la necesidad de transportar las exportaciones, principalmente el café. En Bogotá sigue funcionando turísticamente el “Tren de la Sabana” y en el cerrejón, uno más.

Contradictoriamente, en Europa, como muchos ya lo saben, es uno de los principales medios de transporte y se construyen continuamente redes e infraestructuras para su mejoramiento y ampliación. Los trenes de alta velocidad, pueden alcanzar hasta los 330 kilómetros por hora.

Desde que estuve por primera vez en uno de los trenes alemanes, me parecieron todo un mundo por descubrir. Los hay de varios tipos y velocidades, principalmente están: ICE, InterCityExpress, el más rápido de todos, que solo para en estaciones específicas, después de largos trayectos recorridos; IC, InterCity, es también rápido, y para en estaciones grandes; RE, Regional Express y RB Regional Bahn, son los más lentos y se detienen en casi todas las estaciones; todos estos pertenecen a la empresa Deutsche Bahn, que es la más importante del país, en este tema. Existen otras empresas, más pequeñas, con sus respectivos trenes, pero siempre bien conectados a la red. La velocidad es siempre proporcional al costo y este último, a la calidad.

viaje en tren IC

Tren CAN a Bebra

Yo ya me los he conocido todos, y sin duda me quedo con el ICE, tiene sillas más cómodas, que pueden reclinarse y cada una cuenta con un tomacorriente, lo que es muy útil para recargar el portátil (los IC solo tienen en las zonas de mesas, como puede verse en la foto, y los demás, ninguno). Tienen el problema de que llegan tarde, o por lo menos, no recuerdo en este momento haber llegado puntual en uno de ellos; y esto es muy importante tenerlo en cuenta, por las conexiones. Además, aunque sus baños demuestran mayor calidad, no huelen bien y son pequeños, con lo que terminan siendo mejores los de otros trenes. Tampoco es posible llevar bicicleta.

Por otro lado, el peor de todos es el RB, que no es novedad, porque ya les había hablado sobre la proporcionalidad costo-calidad. Son muy viejos, con poco espacio y pocas posibilidades para guardar el equipaje; tienen dos pisos, aunque en el de arriba se tiene la impresión de tener el techo en la cabeza y si acaso te sientas en la silla de la ventana, ya no es solo una sensación. También suelen estar muy llenos.

Tren RB

Hay muchas cosas que decir sobre este mundo de los trenes, por lo que más adelante volveré sobre este tema; también con las mejores opciones de ofertas para viajar en ellos. Por ahora, a elegir el próximo destino, un tren nos espera, para viajar a 330 kilómetros por hora.

Categorías: Alemania, General, Viajes | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Impresiones de Polonia

P1160513

Este no fue uno de esos viajes en los que se conocen y hacen muchas cosas, pero sí fue muy típico para lo que son los míos; un encuentro con nuevas y viejas personas. El motivo de esta visita era asistir a una fiesta por el quinto aniversario de matrimonio de una pareja de amigos, por lo que desde la llegada fue solo celebración; estuvimos casi todo el tiempo en la finca del padre de ella, por esto, se puede decir que conocí más en el camino, que en el destino; la impresionante iglesia (que merece un post completo) y un poco más a su alrededor, hacen parte de la afortunada excepción.

Al principio me llamaron mucho la atención los paisajes; como siempre, no sé que era exactamente lo que tenía en mi cabeza sobre el lugar, pero normalmente no coincide con lo que veo. Mucho verde, extensos bosques; en un momento cortados por la autopista, pero a su vez con un extremo cuidado del equilibrio ambiental, que valoro mucho. Cada cierta distancia, relativamente poca, aparecía un puente exclusivo para animales, por el cual pueden pasar con seguridad hacia el otro lado, sin verse obligados a cruzar la peligrosa calle; que aunque quisieran, tampoco podrían hacerlo porque está cercado completamente entre uno y otro paso. En algunas carreteras ya había visto animales atropellados, por lo tanto, admiro el sumo cuidado con que los han preparado ante la enorme intervención; digno de imitarse, en pro de la preservación de las especies.

Puente para animales

Al entrar al país tuvimos que cambiar euros a złoty, porque a pesar de que Polonia hace parte de la unión europea, sigue teniendo su propia moneda; y aunque intentamos aprender algunas palabras de su idioma y recordarlas, no pudimos ni decir gracias a la chica que nos atendió; ahora no olvido que se dice yenkuie, o algo similar, pero no tengo idea de cómo se escribe.

Es un país muy religioso, me recordó al mío, al tener la sensación, pasando por los pueblitos, de estar en una de tantas carreteras de Antioquia, donde se encuentran, sucesivamente, cruces y santos. También al lado de un parque me encontré a María, muy bien adornada con flores.

Las señales de tránsito, son bastante divertidas y muy gráficas, aunque un poco difíciles de fotografiar con el carro en marcha; les dejo una muestra, aunque confieso que no fue la que más me gustó. Y como seguro están esperando saber de quién es el nido, les cuento que se trata de cigüeñas, por eso su gran tamaño y altura; me hubiera encantado ver a alguna posada sobre uno de ellos.

En fin, que no quería perderme de nada en el camino, y una muestra de ello es la foto que logré hacer del claustro franciscano; con el giro me lo había perdido de frente.

Virgen María en Polonia

señal de tránsito Polonia

Claustro franciscano

Después del largo camino, algunos llegamos al lugar el día antes de la fiesta, por lo que estuvimos ayudando un poco en su organización; la mayor parte ya estaba lista y la cocina seguía llena de gente, terminando la comida; en este mismo lugar, unas horas más tarde estaríamos casi todos, conversando y brindando con vodka, que es lo más típico entre las personas mayores.

Al siguiente día, continuaron los preparativos; por ser él un inglés, toda la fiesta fue una mezcla entre las dos culturas y la de algunos países más; porque hasta sangría hubo, muy bien alistada en un balde, con frutas picadas, como es debido. También salchicha y carne a la alemana, y no podían faltar los muffins, con todo lo necesario para convertirlos en deliciosos cup cakes; y detrás, la creativa nevera para las cervezas, que no dejó de llamar la atención hasta el último momento.

Brindis con vodka

El balde de sangría

Mesa de postres

Cuando empezaron a llegar los invitados, estaba todo organizado y en su punto, con un amplio menú en comidas, bebidas y postres, que no logró agotarse, por lo que al siguiente día tuvimos mucha variedad en el desayuno. Este detalle me gustó mucho, porque así no se bota la comida, y puede alternarse con otros alimentos más “normales” a esta hora del día.

Con todo, ya era hora de regresar, después de haber conocido a muchas personas, la mayoría polacas; cosa que nunca me imaginé, por la dificultad de su idioma. Por suerte, muchas de las personas mayores hablaban alemán y así pudimos comunicarnos; aunque no dejó de ser exigente tanta mezcla de idiomas, entre el español, el inglés, las pocas palabras de polaco y el alemán; a veces todos en un mismo momento. Pero un fin de semana excepcional, con estas y muchas más impresiones de Polonia.

Categorías: Polonia, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: