Publicaciones etiquetadas con: historia

Descubriendo a Santander

Empezaré a hablar de este viaje desde el principio y lo primero será aclarar lo que también estuvo siempre en mi cabeza, hasta este día, al escuchar esta palabra. No se trata del departamento de Santander, de mi hermosa Colombia, sino de una ciudad española, capital de la comunidad autónoma de Cantabria; donde curiosamente, para mi, se le dice a sus habitantes santanderinos y no santandereanos, como lo hacemos nosotros. Y tenemos en común el océano atlántico.

Lo segundo, es cómo llegar hasta Santander desde Barcelona. La mejor opción que encontré fue un vuelo de Ryanair, que va directo desde el Prat, y tiene una duración de una hora; además, se vuela todo el tiempo sobre España, por lo que resulta entretenido.

España desde el aire. En vuelo Barcelona-Santander

Al llegar, había justo al frente de la salida un punto de información; yo quería un plano de la ciudad y preguntar cómo llegar a la misma; solo tenía la información de googlemaps y en ese momento entendí que no era correcta, la estación más cercana del tren, se encuentra a un kilómetro, por lo que no es opción. Desde el aeropuerto de Santander sale, cada media hora (en punto y a y media), un autobús que conecta con la estación de buses de la ciudad, en 10 minutos y con un costo de 2,20 euros. Recibí también un plano general, con toda la información de interés para conocer Santander y visitar sus principales lugares.

Bus del aeropuerto de Santander, España

Como había ido a la ciudad para realizar el curso de verano de la UIMP, con la beca que me había ganado en Ágora, me dirigí al hotel asignado, caminando por la calle castilla; estaba muy cerca de allí. Fui muy bien recibida y me sorprendió que el señor me entregara mi carné para ir a cenar esa misma noche, porque me habían dicho que lo recibiría al día siguiente, al entregar los documentos de la matrícula. Desde allí, se empieza a apreciar la calidad y buena preparación de los mismos. Subí al cuarto, me encontré con la chica que lo compartiría, y decidimos salir muy pronto para conocer el centro y después irnos al palacio.

Empezamos a caminar por la zona, los edificios antiguos y su historia, nos fueron atrayendo. El banco de España, el edificio de correos, la catedral y su capilla baja; incluso la estatua del hombre que dio nombre a la ciudad, Santander; al entrar a la plaza porticada.

Banco de España en Santander     Edificio de correos. Santander, España

Iglesia del cristo, catedral de SantanderEstatua de Santander, en plaza porticada

Después, nos dirigimos hacia el mercado del este, donde se encuentra otro punto de información de la ciudad. Entramos para preguntar sobre el transporte urbano, ya que lo utilizaríamos mucho. El costo por trayecto es de 1,30 euros, pero comprando -por 1,00 euro- la tarjeta TUS transporte urbano de Santander, se paga menos de la mitad; así, que esa era la mejor opción para viajar en los siguientes días. Fuimos a un kiosco a comprarla, lo mínimo que puede recargarse es 6,00 euros y puede compartirse si se quiere; además, cuando se devuelve, se recibe nuevamente el euro pagado por ella. No hay disculpa para no hacerse con la tarjeta y ahorrar en los viajes.

Continuamos con el recorrido, esta vez hacia el puerto, encontrándonos con el emblemático edificio del banco Santander; antes de llegar al paseo de Pereda, con sus famosos jardines. En ese momento, decidimos descansar un poco, por lo que tomamos un bus hacia la magdalena; desde ese punto, casi todos pasan por allá.

Edificio principal del banco Santander

Al llegar a la parada del autobús, se debe caminar un par de cuadras hasta la entrada general de la península de la Magdalena. Después, dependiendo del camino elegido, pueden ser otros 10 o 15 minutos hasta la entrada del palacio. Nosotras elegimos el camino de la izquierda, es el más bonito y el más largo; de ahí en adelante, usamos siempre el de la derecha, para subir pronto.

Llegamos directamente al comedor y allí nos quedamos recargando energía hasta que casi habían cerrado. Para cuando habíamos acabado con todo, ya había oscurecido.

Vista nocturna de la entrada al palacio de la Magdalena

Salimos pronto de allí, para terminar de dar la vuelta a la bahía y llegar al sardinero. Pero solo un ratito, porque aunque la noche apenas comenzaba y se estaba celebrando la semana grande de Santander; nosotras debíamos madrugar para el inicio de nuestros cursos.

Al final, se nos alargó un poco, pero eso se los mostraré después; aun queda mucho por contar sobre este gran viaje: los cursos, el puerto, las fiestas y otros más; para poder decir, sin ninguna duda, estamos descubriendo a Santander.

Anuncios
Categorías: España, Santander, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Tras la más grande ruina de una iglesia románica en Europa

Stiftsruine en Bad Hersfeld

Yo iba detrás de mucho más, pero la motivación principal era conocer Stiftsruine, quien fuera la más grande basílica romana al norte de los alpes y ahora, la más grande ruina de Europa de una iglesia románica. Esta se encuentra en Bad Hersfeld, un pueblito con mucho arte y cultura, con posibilidades para la naturaleza, el tiempo libre y fiestas anuales de ópera, teatro y conciertos. Y como todos aquellos que empiezan por Bad, en él se encuentra una variedad de baños y opciones relacionadas, tipo Spa.

Bad Hersfeld está ubicado en la región de Fulda, cerca de Rotenburg, tal vez, por eso, me encontré algunas esculturas urbanas igual de interesantes a las de la ciudad de las esculturas de la que ya les hablé. Hay que verle la cara de interés, a la señora que intenta leer el periódico, o los rostros expresivos de las personas que en fila, parecen ir caminando hacia algo sorprendente. Son detalles urbanos que no pasan desapercibidos, aun inmersos dentro de tanta historia y arquitectura.

Escultura de pareja leyendo el periódico
Escultura de caminantes, mirando al cieloEscultura de señor  llevando dos baldes

Es un lugar muy fácil de recorrer, en un par de horas es posible ver gran parte de su casco histórico y lo mejor es que la estación de trenes está a un costado, por lo que se puede aprovechar un trasbordo, durante un viaje a otra ciudad, como hice yo.

Con intenciones de hacer un recorrido, que ya había planeado en el tren con la ayuda de una mina guía, de aquellas que hacen las ciudades para promover el turismo y que ya no recuerdo como llegó a mis manos (por eso es bueno no desecharlas, no se sabe cuando se va a pasar por el lugar); salí de la estación, giré a la izquierda y luego a la derecha por Reichstrasse, para entrar a la ciudad a través de la Klausturm, que es una de las 12 torres que existieron en la edad media.

Al cruzarla, se gira un poco a la derecha para llegar a la vía principal, que es peatonal y por la que se debe seguir derecho hasta la Rathaus, o alcaldía, una construcción con cinco frontones en estilo renacentista, que lo convierten en el edificio secular más imponente del centro; la decoración de la entrada principal y los demás elementos, son de piedra arenisca, con estilo de la antigüedad.

Allí mismo, se ingresa al Stadtkirche, la zona de la iglesia, que traduciendo sería “la ciudad de la iglesia”, que comenzó a construirse en 1300 y fue el símbolo de la fuerza de sus habitantes; tiene tres naves y una torre, que inicialmente, tuvo un remate en estilo gótico, pero después de un incendio, adquirió características barrocas, convirtiéndose en un símbolo de la ciudad; hasta su punto más alto se cuentan 222 escalones.

Klausturm, torre de la ciudad, en Bad HersfeldRathaus, alcaldía, ayuntamiento. Bad Hersfeld

Iglesia en Stadtkirche, Bad HersfeldTorre de la iglesia en Stadtkirche, Bad Hersfeld

Después de dar la vuelta en torno a ella, se retoma la misma vía, que lleva directo a Linggplatz, la plaza de Lingg, donde se halla una escultura que recuerda al oficial del ejército, que salvó a la ciudad de ser incendiada por Napoleón; y Marktplatz, la plaza central. Precisamente ambas tenían mercado ese día.

Después de atravesar las plazas, tratando de seguir recto, se encuentra la Katharinenturm, una torre independiente que construyeron después de que la de la iglesia se desmoronara; para ubicar las campanas rápidamente. En el momento solo tiene una, con una inscripción del año 1038, que la convierte en la campana más antigua de Alemania en metal fundido y solo es tocada en festivos muy importantes. A la torre solo es posible entrar el primer viernes del mes y está permitido subir por sus 95 escalones.

Delante de ella se encuentran las esculturas de Konrad Duden y Konrad Zuse, dos célebres personajes de Bad Hersfeld; el primero, publicó un diccionario de alemán, que se sigue consultando hasta la actualidad y el segundo, desarrolló el primer lenguaje de programación universal de computadores y en 1941 inventó la primera máquina para calcular por medio de programación.

Mercado en Linggplatz y Marktplatz en Bad HersfeldMercado en Marktplatz en Bad HersfeldLinggdenkmalKatharinenturm, Bad hersfeldEscultura de Zuse y Duden, Denkmal, Bad Hersfeld

Y finalmente, a un costado, se puede observar lo esperado, la enorme ruina de la iglesia románica, que conserva, básicamente, todos sus muros. A mí me llaman mucho la atención las ventana vacías, que dejan ver el cielo a través de ellas. Fue un claustro benedictino, muy importante en Alemania, que en 1761 fue destruido a causa de la guerra de los siete años, quedando la famosa ruina.

En este momento, tiene una enorme cubierta de lona tensada por cables, que hace pensar que está en obras, tal vez sea solo para protección; aunque también tiene andamios en sus costados, que pueden obedecer a trabajos de mantenimiento. De igual forma, no permite contemplarla como se debe.

Desde 1951 se celebra en ella, la Festspiele, que se trata de un festival con una gran variedad de actividades entre conciertos, teatro y comedias. Se realiza por estos días de julio y al participar de él, es posible conocer el recinto en su interior.

Stiftsruine, Bad HersfeldRuina de iglesia románica en Bad HersfeldLa más grande ruina de iglesia románica de Europa

Costado de Stiftsruine, Bad HersfeldParte posterior de Stiftsruine, Bad Hersfeld

Espero que les haya gustado esta pequeña aventura, de recorrer Bad Hersfeld, su historia, arquitectura y cultura, para ir tras la más grande ruina de una iglesia románica en Europa.

Categorías: Alemania, Arquitectura, Bad Hersfeld, Histórica | Etiquetas: , , , , , , , , , | 2 comentarios

La Bauhaus, una escuela, tres ciudades

Edificio principal de la Bauhaus en Dessau

La Bauhaus fue una escuela de diseño que dentro de su historia, está vinculada a tres ciudades alemanas; fue fundada por Walter Gropius en 1919, en Weimar; se trasladó a Dessau en 1925, donde tuvo su periodo más fructífero, y finalmente llegó a Berlín, donde terminaría sus días, en 1933. Desde mi llegada a Alemania, he estado tras sus huellas, tratando de visitar, conocer y llegar hasta esos lugares, edificios y urbanismo; que hicieron parte de esta gran escuela y constituyen la arquitectura de la Bauhaus, una corriente muy significativa para esta disciplina, que hace parte de mi vida.

Aunque ya he podido estar en las tres ciudades, sin duda donde más juiciosamente atendí a todos estos elementos, fue en Dessau; el que a nivel de arquitectura, tal vez llamaría el mejor de mis viajes, uno de los regalos más grandes que he podido recibir. Pero hoy solo hablaré sobre la historia, el contexto de la escuela y sus etapas; relacionadas casi directamente con su migración de ciudad a ciudad. Más adelante, llegaremos a esos edificios, metiéndonos hasta la cocina, pudiendo disfrutar de aquellos detalles, dentro de su simplicidad.

Historia

 

1. Weimar

Días después de terminarse la primera guerra mundial, donde Gropius había sido soldado; este fue nombrado director de la escuela de artes aplicadas “Grossherzogliche Sächsische Kunstgewerbeschule” y de la escuela superior de artes “Hochschule für Bildende Kunst”, en Weimar. El día 1 de abril de 1919 firmó el contrato como director de las dos instituciones, que él mismo había ya fusionado bajo el nombre de “Staatliches Bauhaus Weimar” (casa estatal de la construcción de la ciudad de Weimar), en busca de  eliminar la barrera existente entre el artesano y el artista.

Museo de la Bauhaus en Weimar

Así comienzan los días de la escuela, con Walter Gropius como director. Los elementos centrales de la pedagogía de la Bauhaus eran el curso preliminar y los talleres; con dos principios determinantes: el trabajo colectivo y la autoeducación; que se realizaban tanto dentro del trabajo artístico, como del artesanal. Además, se contaba con unas clases elementales, que se ofrecían como complemento del curso preliminar; estas duraban dos semestres. En el primero se daba una introducción a los elementos abstractos de forma y el curso de dibujo analítico; en el segundo, teoría de las formas y seminario de colores. Solo con leer los títulos, ya dan ganas de haber estudiado allí.

En 1923 se realiza la primera gran exposición, donde ya pueden notarse elementos del constructivismo, que habían empezado a influir en algunas líneas de la Bauhaus. Dos años después, debido a algunos problemas políticos y a que perdió el respaldo, con el seguía contando, por parte del gobierno de Weimar; la escuela tuvo que tener su primer traslado.

2. Dessau

Cuando Walter Gropius inició las negociaciones con la ciudad de Dessau, para establecer allí la Bauhaus, en 1925, su alcalde le afirmó que podría no solo construir el edificio principal, para desarrollar los estudios; si no también algunas viviendas, para que fueran habitadas por sus maestros. Gracias a estas materializaciones, fue posible llevar a la práctica las ideas y presentarlas a la gente; esta escuela de la modernidad, no tardaría en adquirir fama mundial. En ese momento ya impartían clases en la Bauhaus, los más ilustres representantes del arte moderno de la época: Lyonel Feininger, Paul Klee, Wassily Kandinsky, Laszlo Moholy-Nagy, Oskar Schlemmer. Además, contaba con una multiplicidad como en ningún otro lugar del mundo.

Tuvieron también la oportunidad de construir otros edificios en la ciudad y experimentar con la construcción industrial, en una gran zona, en el sur de la misma; ejecutando un sinnúmero de proyectos, de diferentes tipologías y naturalezas. Es hasta ahora el mejor tour que he tenido, también el más barato; viviendo de cerca cada uno de ellos.

En 1928, Gropius entrega la dirección de la escuela, al también arquitecto Hannes Meyer; quien iba con ideas diferentes a las concebidas dentro de ella, como el ser más funcional y descuidar la estética, por darle prioridad a la tecnología y los materiales. Fue reemplazado entonces en el cargo, en 1930, por Mies Van der Rohe, creador del pabellón de Alemania, para la exposición internacional de Barcelona de 1929; quien implementa nuevos cambios dentro del plan de estudios, principalmente, incluyendo un departamento de arquitectura. En 1932, debido a problemas políticos del momento, relacionados con el nacional socialismo, su director decide trasladarla a Berlín.

3. Berlín

En esta última ciudad, la naturaleza de la escuela cambia rotundamente; solo funcionó un año más, hasta que en 1933 fue cerrada por los nazis y sus personajes tuvieron que emigrar a diferentes lugares. En este momento, en la sede, se encuentran el archivo de la Bauhaus y el museo para el diseño.

Archivo de la Bauhaus en Berlín

Las ciudades de la Bauhaus, Dessau y Weimar, con todo su legado; hacen parte del patrimonio mundial de la UNESCO desde el año 1996. Se puede afirmar que de esta gran escuela, surgieron las bases de la arquitectura moderna y los principios de diseño; vigentes hasta la actualidad.

 

Otras entradas sobre la Bauhaus:

Los sucesores de la Bauhaus

La Bauhaus en Dessau

Categorías: Alemania, Arquitectura, Bauhaus, Moderna | Etiquetas: , , , , , , , , | 2 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: