Publicaciones etiquetadas con: patrimonio

El edificio Vásquez, la preservación del patrimonio

Edificio Vásquez. Medellin. Colombia

El edificio Vásquez es un edificio histórico de la ciudad de Medellín y una muestra de lo que es la preservación del patrimonio, ya que es uno de los pocos que han sido salvados y restaurados, en medio de muchos otros que han perecido con el pasar de los años. Por esta razón y porque de alguna manera le he tenido un cariño especial, he decidido contarles algo de lo que aprendí sobre él en el momento más crucial de su existencia.

El proyecto del edificio Vásquez

El edificio Vásquez, diseñado por el señor Carlos Carré en el año de 1895, nació para funcionar como hotel de lujo, aprovechando su cercanía a la estación del ferrocarril. Eran muchas las personas que llegaban a Medellín, tanto de paso, como para adquirir mercancías, por lo tanto, ofrecer una opción de alojamiento tan cercana a su sitio de arribo, parecía ser una estupenda idea, que seguro daría muy buenos resultados desde el corto plazo. De esta manera, se inició la construcción de un edificio que albergara cuatro grandes apartamentos, para hospedar a las familias más pudientes de la región y el país, cuando requirieran visitar la capital antioqueña.

Al hacer la apertura al público, rápidamente, se tuvo una respuesta muy contraria a la esperada. Los resultados no fueron los pensados y el proyecto no tuvo una buena acogida. Por sus altos precios, solo podía ser pagado por la clase social alta y quienes requerían el hospedaje eran las personas del común, que esperaban poder pernoctar de manera económica y madrugar al día siguiente a hacer sus compras y negocios.

Cambios en la historia del edificio Vásquez

En un momento de su historia, se decidió dividir los enormes apartamentos, en diversas habitaciones. De esta manera, podrían volverse asequibles y se llegaría a darles un verdadero uso, después del fracaso del proyecto original.

Años después terminó en manos de los habitantes de la calle. Al interior se alquilaban espacios para pasar la noche por $1000, que era el equivalente al costo de un viaje en bus. El alquiler no se refería, necesariamente, a una habitación; era algo más parecido a un “cambuche”. Se producían, al interior, constantes peleas e incluso muertes; todo fuera del control de las autoridades. Y al exterior, todo tipo de ofertas, en improvisados negocios. Nadie tenía idea de lo que se vivía adentro.

Desalojo del edificio Vásquez

Por estas situaciones y en pro del patrimonio, se decide recuperar este espacio y el control sobre el mismo, restaurarlo y darle un nuevo uso, para devolverlo al ciudad; por esto, se inicia el desalojo en su totalidad. Todos los locales que se encontraban en su parte exterior, fueron sellados con muros de ladrillo y el interior vaciado y muy bien cerrado en su entrada principal, la que daba a la calle Carabobo.

La visita a este edificio, recién desalojado, será inolvidable para mí. Su deplorable estado y su olor eran impresionantes, tanto que hasta hoy, 10 años después, puedo recorrer con mi mente cada uno de sus rincones. Aun en medio de todo ello, su belleza, especialmente en la cubierta, encontraba la manera de hacerse notar y decirnos: vale la pena salvar el edificio.

Cubierta e interior del edificio Vásquez en Medellin

Con toda seguridad, el señor Vásquez tuvo que haber estado revolcándose en su tumba, al pensar en el estado en que se encontraba su edificio antes de la restauración. Con el pasar de los años se había convertido en todo lo contrario a lo que él había pensado cuando lo proyectó.

Restauración del edificio Vásquez

Al poco tiempo se inicia el proceso de restauración, con muchas dificultades, ligadas al avanzado estado de deterioro, a la gran cantidad de cambios que había sufrido y a la idea de ser lo más respetuosos posible con el edificio y sus diseños originales. Esta termina en el año 2006.

Que hoy, después de esta exigente restauración, funcione allí una sede de Comfama, abierta al público, con acceso gratuito a las instalaciones y al wifi, es un logro muy importante para la ciudad y una batalla ganada en pro del edificio Vásquez y la preservación del patrimonio.

Anuncios
Categorías: Arquitectura, Colombia, Medellín, Países | Etiquetas: , , , , , , , , , , | 3 comentarios

La pedrera, la naturaleza hecha edificio

Casa Milà, la pedrera. Gaudí, Barcelona

La casa Milà, más conocida con el nombre de “la pedrera”, por su aspecto exterior; fue diseñada por el arquitecto Antonio Gaudí, en la plenitud de su vida profesional; fue su última obra civil, que entró rompiendo los esquemas de su tiempo y nos deja ver cómo la naturaleza puede hacerse edificio. Se trataba de una vivienda entre medianeros, realizada entre los años 1906 y 1912, por encargo del señor Pere Milà y su esposa, Roser Segimon, para ser su residencia familiar y alquilar las demás; por esto, consta de dos bloques de viviendas, que se comunican por medio de los dos patios centrales. El edificio hace parte del patrimonio mundial de la UNESCO desde 1984, por su gran valor universal y está ubicado en Barcelona.

¿Cómo entrar gratis?

Como todo aquello que suelo visitar, aquí es posible entrar gratis en la noche de los museos, en el mes de mayo; o acceder a la sala de exposiciones temporales (por la puerta anterior a la taquilla, pasando entre la gente que hace fila), esta está ubicada en la planta principal, por lo que es posible apreciar uno de los patios interiores del edificio y las respectivas escaleras que conducen a la misma, que antes fueron el acceso de los señores Milà a su residencia; y hacerse, así, una pequeña idea de su composición y riqueza arquitectónica. Si no hay exposición, no hay acceso a esta zona.

Patio central, la pedrera, Gaudí Escaleras a la sala de exposiciones. La pedrera, Gaudí. Barcelona

 

Exposición actual

En este momento, se está presentando una exposición del artista Chema Madoz, llamada “Ars combinatoria”, el arte de la combinación y estará hasta el 28 de julio; él es uno de los creadores de fotografía más destacados de España. No lo conocía, pero me encantó la manera como interpreta y muestra el entorno en que vivimos; les recomiendo mucho su obra. La siguiente exposición estará del 17 de septiembre al 12 de enero de 2014.

 

Recorrido por el edificio

 

Azotea

Si finalmente se ha ingresado al edificio (por la taquilla), se encuentra inmediatamente el otro patio interior y después se toma el ascensor, para no subir las nueve plantas por las escaleras. El recorrido inicia en la azotea, donde se tienen vistas de la ciudad, destacando la torre Agbar y la sagrada familia, y más de cerca, el paseo de gracia. En este mismo lugar, se puede empezar a entrever la estructura interior del edificio y lo curvilíneo de su diseño.

Sagrada familia y torre agbar, vistas desde la casa Milà, la pedrera.

Vista del edificio, por el patio central, desde la terraza. La pedrera, Gaudí.

La estructura de la parte superior, está formada por un conjunto de arcos catenarios que configuran el desván y soportan la azotea. Cuenta con seis cajas de escaleras que contienen los depósitos de agua y traban los arcos, al tiempo que sobresalen, al igual que las torres de ventilación y la chimenea; con formas simbólicas, que se interpretan de diferentes maneras, pero que cumplen muy bien con su función práctica.

 

Desván

La visita continúa en orden descendiente, hacia el espacio Gaudí; donde se exponen algunas maquetas y elementos usados por el arquitecto para sus diseños, en este y en sus demás proyectos. Al mismo tiempo que se va caminando por debajo de los arcos catenarios, en el espacio donde antes estuvo la lavandería.

Arcos catenarios, estructura de la casa Milà, la pedrera, de Gaudí.

 

Apartamento o piso

Un nivel más abajo, se llega al apartamento “modelo” por medio de las escaleras de servicio; este puede recorrerse, reparando en cada uno de sus detalles, espacio por espacio; con su mobiliario original y el equipamiento doméstico.

circulación apartamento de la pedrera, GaudíSilla de Gaudí en la pedrera

Todo está perfectamente coordinado y adosado, en un recorrido circular, por el cual se va accediendo a cada cuarto; es una visita que no se queda solo en la arquitectura y sus detalles, si no que va también a la habitabilidad de la casa, dando una idea sobre la vida de una familia burguesa de la Barcelona del siglo XX. Mi lugar favorito fue la cocina, muy bien distribuida, con todo lo necesario, sencilla, muy amplia y práctica.

Acceso a la cocina, casa Milà, GaudíFogón-estufa, casa Milà, Gaudí

Después de pasar por la tienda, se sale nuevamente por las escaleras de servicio, convencido de que las personas vivían, en aquel entonces, muy contentas en el lugar; y lo siguen haciendo, los pocos que ahora, entre turistas y oficinas, tienen el privilegio de vivir en la pedrera, la naturaleza hecha edificio.

Categorías: Arquitectura, Barcelona, Casas, Lugares, Modernista | Etiquetas: , , , , , , | 4 comentarios

Görlitz, sobreviviente de la segunda guerra mundial

Plaza en Görlitz

Con el viaje a Polonia, fue inevitable recordar a Görlitz; que es casi un paso obligado, por ser la frontera entre los dos países. Quienes vamos a esta hermosa ciudad de Alemania, tenemos la oportunidad de cruzar el puente sobre el rio Neisse y estar por unos minutos en el país vecino; dentro de la misma ciudad, pero ahora nombrada en otro idioma, Zgorzelec; que quedó dividida tras la redefinición de fronteras, después de la segunda guerra mundial.

La visita la hice a principios del año pasado, más exactamente el 3 de enero, después de las celebraciones de fin de año, aun en invierno. Sabía que era una ciudad que se había librado de ser destruida, casi milagrosamente, durante la Segunda Guerra Mundial, quedando intacta; por lo tanto, sería una sorprendente escuela de arquitectura, un muy buen referente a la hora de empezar a conocer el país y el mejor destino para hacer el siguiente viaje de un día.

Frontera Alemania-Polonia  en Görlitz

Visitando Görlitz

Al caminar por la ciudad más oriental del país, es posible hacerlo entre edificios de la época de la fundación del imperio alemán, al mismo tiempo que se observan construcciones barrocas y renacentistas, muchas de ellas restauradas; conformando un patrimonio maravilloso, del que no es posible saber por qué no fue arrasado por los bombardeos de aquella guerra.

En contraste con ello, se observan también algunos otros abandonados o desocupados, como he visto en muchas ciudades; creo que por la gran cantidad, es casi imposible mantenerlos a todos en buen estado. Aunque esto de alguna manera podría estar reflejando también una situación social, que estaría ligada a una emigración local, si cabe el término; aunque no puedo estar segura de ello.

Edificio de Justicia, GörlitzTorre de la ciudad

Calles de Görlitz

Por otro lado, este lugar cuenta con diversas plazas, como Demianiplatz, que ha sufrido grandes modificaciones y se conserva como un centro para el transporte y la accesibilidad regional; obermarkt (en la foto inicial), denominada en la antiguedad “neumarkt” nuevo mercado, donde se lleva a cabo ahora el mercado de navidad. Asimismo, Untermarkt, que sería la equivalente a la plaza del mercado o marktplatz, que es el corazón de la ciudad y la más antigua de todas. La torre de la alcaldía o ayuntamiento tiene dos relojes; el de arriba, que fue usado originalmente, cuando los relojes tenían 24 dígitos; y el de abajo, introducido después del cambio a 12. A la izquierda se pueden observar también las arcadas del gótico tardío, y en el fondo, la fuente barroca, con la estatua de Neptuno, de 1756.

Casi sobre el rio se encuentra una construcción, que alberga el restaurante Vierradenmühle, donde funciona, en la parte inferior, una central hidroeléctrica. Y no se puede ir a visitarla sin antes pasar por la iglesia de san Pedro y san Pablo, que es casi un símbolo de la ciudad, por encontrarse a orillas del rio Neisse, justo en la frontera; además, por sus cualidades arquitectónicas, siendo una antigua edificación románica, con su fachada occidental intervenida en estilo gótico tardío.

Marktplatz Görlitz

Wasserkraftwerk Görlitz

Iglesia a orillas del rio Neissefachada en gótico tardío

Iglesia San Pedro y San Pablo, Görlitz

Y después de todo esto, seguro habrá mucho más que ver y que contar de Görlitz; sin duda, es una visita imperdible. Sus calles y edificios han sido parte de toda una historia y aun la guardan entre ellos; y es que muy pocas ciudades pueden decir: soy una sobreviviente de la segunda guerra mundial.

Categorías: Alemania, Arquitectura, Görlitz, Histórica | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: