Publicaciones etiquetadas con: viajar

De Barcelona a Génova o viajando por primera vez en barco

Angela en el barco Splendid, rumbo a Génova

Desde Barcelona hay muchas formas de llegar a Génova, Italia. Yo elegí el barco porque se trataba de una buena posibilidad de viajar, sin tener que hacerlo en avión. Cuando hablo de que fue mi primera vez en barco, me refiero a un viaje en serio, donde inicio en un destino y termino en otro, usándolo como un medio de transporte. Muchas veces, he estado en situaciones similares, aunque de otras magnitudes; por diversión o turismo, por cortos lapsos de tiempo. El barco en el que viajé en esta ocasión era enorme, contaba con nueve plantas y solo lo había visto antes en películas, tal vez únicamente en Titanic.

Por aquello de economizar, pensé mucho en si pagar por un camarote o no, y estoy convencida de haber tomado la decisión correcta. Fue un viaje de 19 horas, que incluía una tarde completa y una noche; si dormía bien, estaría descansada y podría aprovechar todo el día siguiente; y más que esto, me atormentaba pensar en las maletas, no quería estar todo el tiempo cuidándolas y no estaría tranquila por ahí mientras las dejaba solas.

Así que elegí una cama, en camarote para cuatro mujeres, aun con la duda de si recibiría una llave para salir de él sin temor. Al final, fue como tener una habitación privada de hotel, porque aunque esta vez sí la esperé, nunca llegó otra chica. Esto me dio la libertad para conocer todos los espacios, caminar y tenderme por ahí a leer, escribir o ver las actividades de los demás. Y esta es mi mayor recomendación, si van a viajar en barco, por favor no se ahorren los 15 euros del camarote, vale la pena pagarlos y sacarle el mejor provecho al tiempo a bordo. Eso sí, muy seguramente si hubiéramos estado las cuatro, no hubiera sido tan tranquilo y confortable.

Acceso al camarote en el barco Splendid de GNV a GénovaCamarote en el barco Splendid de GNV a GénovaBaño del camarote en el barco Splendid de GNV a Génova

El barco cuenta con diferentes espacios comunes, aunque no muy apropiados para trabajar en el portátil o leer, excepto las zonas al aire libre, dispuestas con sillas para asolearse. También se puede estar en los restaurantes o locales de comidas. Además, existen varias opciones para los niños, como el salón Peter Pan y las actividades de baile con seguimiento.

Terraza trasera en el barco Splendid de GNVTerraza lateral barco

Heladería en el barco SplendidRestaurante Italia en Barco Splendid de GNV

Sala Peter Pan, para niños, en el barco Splendid de GNVActividades para niños en el barco a Génova

Me habían dicho que la comida era carísima, por lo que me fui preparada con todo lo necesario y un poco más. Por esto, no me enteré bien de los precios, aunque de paso por la entrada del restaurante, alcancé a notar algunos platos por 5,50 euros, que diría que están bien de precio y pueden ser una buena opción para quienes no les gusta cargar muchas cosas.

Mi experiencia a bordo fue tan buena, que la repetiría sin dudarlo; eso de poder caminar, dormir, meditar, contemplar el mar, trabajar, escribir, leer y otros más, mientras se viaja, es incomparable. Si hasta puede una llegar a olvidarse que está dentro de un barco… Definitivamente, aquellos serán unos días inolvidables, en el Splendid, viajando por primera vez en barco.

Barco Splendid de GNV en el puerto de Barcelona

Anuncios
Categorías: Viajes | Etiquetas: , , , , , | 9 comentarios

Alemania

Edificio en Erfurt

Edificio en Erfurt

Después de Barcelona, el lugar donde más tiempo he estado ha sido Alemania. Algo inimaginable en mi vida; porque cuando recuerdo aquellos lugares que pensé conocer en Europa, este no se me cruzó por la mente, o quizá solo Berlín, como a la mayoría de las personas.

Ha sido un descubrirla desde lo profundo, con un aspecto muy diferente al que tuvo siempre en mi cabeza y con un idioma que no deja de sorprenderme, pero del que también he empezado a disfrutar.

Seguro gran parte de mis post estarán asociados a este país, porque hasta ahora he podido conocer muchos lugares, y siguen sumando… Y cada uno con su encanto, su historia, o en todo caso, algo para contar.

Pensé en seguir el orden en que los fui conociendo, teniendo en cuenta también el tipo de viaje y los lugares del presente o el futuro próximo, como el caso de Marburg, donde estaré el fin de semana en un Frauenwochenende, fin de semana de chicas, con mis amigas alemanas; conociendo la ciudad y caminando por el bosque.

Así que estás invitado a conocer Alemania conmigo, y sorprenderte con todas las maravillas que pueden encontrarse allí. ¡No te pierdas mis próximos post!

En el mar báltico, en Wismar

En el mar báltico, en Wismar

Categorías: Alemania, Viajes | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: